•   MADRID  |
  •  |
  •  |
  • END

Millones, millones y más millones. Más allá de la rivalidad deportiva, el clásico entre Barcelona y Real Madrid también traerá una montaña de cifras que casi marean, incluyendo presupuestos, fichajes, audiencias, seguridad y mucho más. No sólo es el clásico del fútbol español, sino un acontecimiento que traspasa fronteras para convertirse en un espectáculo de enormes dimensiones.

Más de 98.000 espectadores llenarán las gradas del Camp Nou, controlados por más de 1.120 encargados de seguridad, entre policías y fuerzas privadas contratadas por el Barcelona. Y, cómo no, la era de las telecomunicaciones tendrá su correspondencia con una cobertura sin igual. Hay 711 periodistas y 158 medios de comunicación acreditados, procedentes de 22 países distintos. Y eso que se han denegado más de un centenar de peticiones. Además, se desplegarán 60 cámaras de televisión para ofrecer la retransmisión más perfecta.

Los acuerdos firmados permitirán su visionado en todo el mundo, incluyendo países como Inglaterra, Francia, Italia, Alemania, Estados Unidos, México, China, Australia, Argentina, Japón y gran parte del norte de África.

El encuentro sólo se ofrecerá en España en canales de pago, cuyas contrataciones subieron como la espuma en los últimos días, gracias al “tirón” del clásico. Todo interesa, cualquier imagen, cada detalle, por muy insignificante que éste parezca. Para completar el babélico escenario, y al estilo de las grandes producciones del celuloide, el clásico se estrenará el domingo como una gran superproducción de Hollywood. Se anuncia su difusión en 51 salas de cine de 22 ciudades españolas, que emitirán el partido sin locución y con imágenes de alta calidad.

Según afirma Transfermarkt, sitio alemán especializado en finanzas del mundo del fútbol, el domingo se verán las caras dos planteles cuyos sueldos, sumados entre los dos, alcanzan los 947 millones de euros (1.417 millones de dólares).

Nunca antes se registró una cifra similar.

Es lo que sucede cuando en el campo se juntan futbolistas como Cristiano Ronaldo, Messi, Kaká, Zlatan Ibrahimovic, Raúl, Xavi y demás. Pura elite, también financiera. Según la publicación estadounidense Forbes, se verán las caras el segundo club más caro del mundo (Real Madrid) contra el octavo (Barcelona), ya que la entidad blanca está valorada en 903 millones de euros (1.351 millones de dólares), mientras que el Barcelona se acerca a los 668 millones (1.000 millones en dólares).

Así, el Real Madrid alcanzó una inversión récord de 250 millones de euros (372,1 millones de dólares), contratando a Cristiano Ronaldo, Kaká, Benzema, Xabi Alonso, Raúl Albiol y demás. El Barcelona criticó entonces tal dispendio, pero poco después cayó en la tentación del gasto y tampoco tembló para gastarse 95 millones de euros (141,4 millones de dólares) en fichajes como los del punta sueco Ibrahimovic o el discutido central ucraniano Dmitro Chigrinski.

Los dos “pesos pesados” del fútbol español asumieron el 77 por ciento del gasto total del fútbol español en fichajes, que fue de 477 millones (710,4 millones de dólares). Y todo dentro de un contexto en el que muy pocos clubes europeos invirtieron, vista la crisis. Es un baile de cifras casi mareante, como corresponde a uno de los espectáculos más imponentes del mundo. Porque el fútbol, a qué negarlo, hace tiempo que dejó de ser un simple deporte. Hoy es mucho más que eso, igual que el clásico.