•   LONDRES / AFP  |
  •  |
  •  |
  • END

Nikolay Davydenko ganó el Masters de tenis por primera vez en su carrera, convirtiéndose en el primer ruso que lo logra, al derrotar al argentino Juan Martín del Potro en dos sets por 6-3 y 6-4 este domingo en la final disputada en Londres.

Davydenko gana así con 28 años el título más importante de su carrera, un año después de perder la final del ‘Torneo de Maestros’ ante el serbio Novak Djokovic.

«Llegar aquí como número siete y ganar el torneo es algo que me sorprende a mí mismo», declaró Davydenko, que ganó por el camino a los campeones de los cuatro torneos de Grand Slam del año. «Felicidades, hiciste una grandísima semana, ganaste a todos y eres un gran campeón», le dijo Del Potro.

Después, el tandileño, de sólo 21 años, destacó: «él (Davydenko) juega como una PlayStation. Es muy difícil marcarle un solo punto».

Esta victoria premia la gran regularidad al máximo nivel del ruso, que participaba por quinta vez consecutiva en la gran cita que cierra la temporada enfrentando a los mejores del año.

Temido por la mayoría de los tenistas del circuito, Davydenko siempre caía justo antes del final y, en particular, ante el número uno mundial, Roger Federer. Pero esta vez logró superar en semifinales al suizo por primera vez en trece encuentros.

En la final, como de costumbre, imprimió un ritmo infernal al juego desde el fondo de la cancha gracias a la velocidad que le permite llegar pronto a las bolas, aunque también se valió de un servicio cada vez mejor (5 aces) y no dudó en subir a la red para sentenciar con acierto 11 de sus 12 subidas.

Del Potro, por su parte, sucumbió probablemente al desgaste físico tras su semifinal contra el sueco Robin Soderling que terminó la víspera pasadas las once de la noche en Londres. El joven ganador del US Open no logró concluir ninguna de sus tres bolas de break y se inclinó en menos de hora y media.

Davydenko, primer ruso que escribe su nombre en el palmarés del Masters, nació en Ucrania en 1981 y con 15 años se mudó a Alemania con su hermano y entrenador Edouard para dedicarse al tenis. Tres años después consiguió la nacionalidad rusa.