•  |
  •  |
  • END

Mientras Carlos “Chocorrón” Buitrago recibía feliz su título mundial juvenil de las 105 libras de la OMB, gritando a los cuatro vientos que le cumplió al Tricampeón, Alexis Argüello, su rival, el mexicano, Edgard “Power” Jiménez, lloraba en su esquina porque consideró injusto que le pararan la pelea cuando no había razones para hacerlo.

“Estuvo mal, fue injusto que detuvieran la pelea porque todavía le conecté una derecha cuando el juez nos separa. Es más, estoy seguro que estaba ganando la pelea y buscaron un motivo para favorecerlo porque él es de acá. Es un buen peleador, duro, pero no me tenía mal”, dijo Jiménez con lágrimas y frustrado a la par de su padre, quien también no dejaba de reclamar porque a su vástago le arrebataron el triunfo.

Hasta ese séptimo asalto, Carlos estaba perdiendo en todas las tarjetas. Perdía en una por cuatro puntos, otra por tres y en la última, Jiménez lo superaba por un punto, pero eso debía cambiar si continuaba la pelea y le dieran el round al nica.

“El muchacho se nota que venía bien preparado. A pesar que le di buenos golpes en el primer round lo asimiló y la verdad tiene mucha calidad. Eso demuestra que yo también estaba listo para el reto… Sé que ellos (mexicanos) están molestos porque dicen que le pararon la pelea antes de tiempo, pero es que ya no estaba tirando golpes”, dijo Buitrago.

Pero el propio apoderado del “Chocorrón”, Silvio Conrado Jr., también cree que pararon la pelea antes de lo debido.

Buitrago disparó en esos segundos del séptimo round unos 25 golpes de los que conectó 13, pero ninguno de ellos tenía la contundencia como para hacerle daño al mexicano. “Chocorrón” hizo un buen trabajo pese a que le salió duro Jiménez. Lució tremendo, pero falta mucho por hacer, todavía es un muchacho de apenas 17 años. Pero también hay que decir que pararon la pelea cuando no era necesario”, dijo Conrado.

En la otra pelea por título, el filipino Johnreil Casimero sorprendió con sus volados de derecha que en varias ocasiones puso en aprietos al colombiano César Canchila. La pelea parecía que se terminaría en el primer asalto, pero el sudamericano sacó su experiencia y logró mejorar, sacando provecho a la distancia.

Pero en el round 11, Casimero le metió otro volado al rostro que lo puso en la lona y aunque se levantó Canchila sólo fue para que lo rematara el filipino que se quedó con el título interino de la OMB de las 108 libras precisamente en la que es monarca regular el boricua Iván “Iron Boy” Calderón.