•  |
  •  |
  • END

Fue una gran década. En los años 2000, nueve jugadores ingresaron al Club de 500 Jonrones -- casi el doble que durante cualquier otra década en la historia -- tres ingresaron al Club de los 600 Jonrones y Barry Bonds se convirtió en líder de todos los tiempos en bambinazos. Cuatro jugadores ingresaron al Club de 3.000 Imparables, dos lanzadores alcanzaron las 300 victorias, y recibimos a los primeros dos miembros del Club de 500 Salvamentos.

Durante los últimos diez años, hemos visto algunos de los mejores jugadores de la historia del béisbol.

Así que, si colocamos la controversia de los esteroides a un lado por el momento, aquí está el Equipo de los Mejores Jugadores de la Década.

Receptor: Joe Mauer

Bateó promedio de .327 esta década, y se llevó tres títulos de bateo, lo que quiere decir que ganó la misma cantidad de títulos de bateo en un periodo de cuatro años (con tres títulos del 2006 al 2009) que el resto de los receptores combinados en la historia del béisbol (Bubbles Hargrave en 1926, y Ernie Lombardi en 1938 y 1942). Mauer ganó el premio de Jugador Más Valioso de la Americana en 2009, lideró la liga en porcentaje de embasamiento y slugging. Mike Piazza es el mejor catcher con el madero de todos los tiempos, pero de la manera en que ruge el receptor de 26 años de Minnesota, tendremos que reconsiderar esa declaración sobre Piazza de aquí a 10 años.

Primera base: Albert Pujols

Esta fue la selección más fácil. En nueve temporadas, Pujols ha ganado tres premios de Jugador Más Valioso en la década, terminó segundo tres veces y acumuló más puntos en la votación del JMV que cualquier otro jugador en la historia fuera de Barry Bonds, Ted Williams y Stan Musial, desde que comenzó la votación de JMV en 1931. Pujols ganó la Triple Corona de la Década en su liga para unirse a Honus Wagner (1900s), Rogers Hornsby (1920s) y Williams (1940s) como los únicos en la historia en hacerlo. A este paso, algún día Pujols sería considerado el mejor primera base en la historia, y se unirá a Babe Ruth y a Williams como los tres mejores jugadores de todos los tiempos.

Segunda base: Jeff Kent

No olvidemos que la década comenzó con Kent como JMV de la Nacional. Sólo Luis Castillo jugó más partidos que Kent en segunda base en esta década. Kent marcó cinco temporadas con más de 100 remolques y una temporada de 93. Kent bateó para promedio de .300 esta década, fue líder entre todos los intermedistas con 216 jonrones, impulsó 265 carreras más que cualquier otro segunda base y sólo Chase Utley tuvo un OPS mayor (.902 vs. .889). Utley es el mejor segunda base ahora, y sus números son abismales, pero jugó casi 400 partidos menos que Kent en segunda base durante la década.

Campocorto: Derek Jeter

Bateó para promedio de .317 en los años 2000, y terminó entre los primeros cinco de la liga en bateo en el 2000, 2003, 2006 y 2009. Sus 1.940 imparables quedaron en segundo lugar detrás de los 2.030 de Ichiro. Ganó cuatro Guantes de Oro, y dos anillos de Serie Mundial. Y, tan importante como todos estos números, trota fuerte hacia la primera base en cada uno de sus batazos.

Tercera base: Alex Rodríguez

Hay que pensarlo dos veces aquí con Chipper Jones de
Atlanta, quien entrará al Salón de la Fama en su primera oportunidad. A-Rod no comenzó a jugar en la antesala hasta el 2004, y jugó 185 partidos menos en tercera esta década que Jones, pero del 2004 en adelante, sus números son casi idénticos en varias categorías importantes: el OPS de Rodríguez fue .968, el de Jones fue .965. A-Rod impulsó 716 carreras, Jones tuvo 715. A-Rod pegó 238 jonrones, Jones 220. Pero la gran diferencia es que Rodríguez ganó dos JMV en la tercera base esta década, y Jones ninguno.

Jardinero izquierdo: Barry Bonds

Ganó más premios JMV -- cuatro -- en esta década que lo que cualquier otro jugador haya ganado en la historia del béisbol. Bateó para promedio de .322 en los años 2000 y, por mucho, marcó el mayor OPS de las mayores. No jugó durante los últimos dos años de la década, pero en los primeros ocho años fue simplemente dominante.

Jardinero central: Carlos Beltrán

Jugó la mayor cantidad de partidos en el jardín central que cualquier otro jugador en la década. Bateó 251 jonrones, se robó 256 bases e impulsó 920 carreras, y ganó tres Guantes de Oro. Su desempeño en la postemporada del 2004 para los Astros -- con ocho jonrones para empatar el récord de bambinazos en una postemporada -- fue una de las mejores en la historia del béisbol.

Jardinero derecho: Ichiro Suzuki

Coló la mayor cantidad de imparables en la década (2.030), en sólo nueve años, no en diez. Se convirtió en el primer jugador en la historia de las mayores en quebrar la marca de 200 hits durante nueve años consecutivos. Bateó para promedio de .333 en la década, segundo debido al .334 de Pujols. Ichiro ganó dos títulos de bateo, y, en el 2004, fijó un nuevo récord de imparables en una temporada con 262. Ganó el Guante de Oro en las nueve temporadas que jugó. Se robó 341 bases. En el 2001, ganó el premio de Novato del Año y el JMV. En varias ocasiones esta década, visitó a Cooperstown porque está fascinado por el Salón de la Fama. El día que sea elegible, allí estará su placa.

Bateador designado: David Ortiz

Lideró las mayores en jonrones entre los designados esta década (307, casi 100 más que el jugador que le sigue, Frank Thomas), imparables (1.016) y slugging (.554). Realmente hubo poca competencia para Ortiz, quien fue el único jugador con 3.000 apariciones en el plato como bateador designado.

Lanzador derecho: Roy Halladay

Esta decisión fue estrecha al considerar a Roy Oswalt, Pedro Martínez y otros. Halladay ganó la mayor cantidad de partidos (139) entre los derechos de la década. Tuvo la mayor cantidad de juegos completos (47) y blanqueadas (14) entre todos los lanzadores, fue tercero en por ciento de victorias (.668), llegó 11° en efectividad (3.40) y entradas lanzadas (1,883.1). También ganó un premio Cy Young, y se puede decir con tranquilidad que ningún lanzador trabaja más duro que Halladay.

Lanzador zurdo: Randy Johnson

Esta fue una decisión sumamente difícil sobre Johan Santana. Johnson ganó tres premios Cy Young, la mayor cantidad en la década en las mayores. Compiló la mayor cantidad de ponches (2.182). Fue segundo en victorias (143) y en blanqueadas (12). Figuró séptimo en por ciento de victorias (.647). Su efectividad (3.34) ocupa la 10° posición. Es imposible olvidar cómo arrancó la década, con tres temporadas dominantes de calibre Cy Young de parte de Johnson.

Cerrador: Mariano Rivera

Registró la mayor cantidad de salvamentos en la década con 397. Entre los lanzadores con al menos 700 entradas lanzadas esta década, tuvo la menor efectividad (2.08), casi una carrera menos que el segundo lugar, Pedro Martínez. Esta década aseguró el puesto de Rivera como el mejor cerrador de todos los tiempos.