•  |
  •  |
  • END

Cuando Mark McGwire reconoció lo que la mayoría había sospechado todo el tiempo, fueron pocos los sorprendidos en el mundo del béisbol.

Pero la confesión de “Big Mac” de que consumió esteroides durante su carrera, incluyendo 1998, cuando conectó 70 jonrones para poner una marca para ese entonces, resonó bastante entre los big leaguers, que reaccionaron con diversas opiniones.

Lance Berkma,n de los Astros: “No creo que nadie se haya sorprendido con eso. Me alegro de que lo haya confesado, pero no creo que sea una revelación del otro mundo.”

“Es que veo que el béisbol se ha jugado durante unos 150 años o lo que sea, y nadie en la historia ha dado 70 jonrones”, dijo Berkman. “Ése es un número de otro planeta. Cuando ves a peloteros poniendo esos números, piensas que algo está pasando. Y eso, más el hecho de que sus antebrazos son más grandes que mis muslos. Si un tipo está dando 70 bambinazos, algo está pasando.”

Dave Parker, quien formó parte del mismo equipo que McGwire y Canseco en Oakland, habló sobre lo que se decía en aquellos tiempos en los Atléticos.

“Cuando yo estaba en Oakland en 1988 y 1989, había rumores de que Canseco los usaba”, dijo Parker. “Pero no se decía mucho sobre Mark en esos tiempos. Mark siempre fue un fuerte bateador de elevados, entonces iba a dar sus jonrones, pero creo que después el sacar la bola del estadio se convirtió en algo un poco anormal.

Greg Maddux: “Siempre le he tenido mucho respeto como bateador. Fue uno de los bateadores más intimidantes que he tenido que enfrentar. Era uno de los outs más difíciles del juego en ese entones. Como he dicho en el pasado, siempre hubo especulaciones que los peloteros consumían eso. Tenías que hacer todo lo posible por lidiar con eso (como lanzador).”

Para el utility de los Reales, Willie Bloomquist, quien jugaba en la Universidad de Arizona State en 1998, fue una paradoja.

“Respetaba a Mark McGwire cuando lo veía cuando era muchacho, y creo que es tremendo talento con o sin esteroides”, dijo Bloomquist. “Pero es desafortunado cuando uno de los años más emocionantes de nuestro juego ocurrió cuando él rompió la marca de cuadrangulares con la ayuda de una sustancia para aumentar el rendimiento.”

El zurdo Darren Oliver, quien fue oponente y luego compañero de McGwire, expresa el otro lado de la moneda.

¿”Pueden quitar ese jonrón de mis estadísticas? Pudieron haber sido mejores mis números. Pudo haber una victoria más para mí”, dijo Oliver. “Es desafortunado para los que no usaron esteroides. Tal vez no jugaron tanto tiempo como los que sí los consumieron, y no tienen los mismos números ni ganaron el mismo dinero. No es justo.”