Edgard Tijerino
  •  |
  •  |
  • END

¿Qué va a pasar con Vicente Padilla? ¡Diablos!, tratemos de calmar nuestra ansiedad. Día tras día, nos volcamos sobre las computadoras en busca de la información que nos permita saber con cual equipo va a jugar el poderoso derecho pinolero en la temporada del 2010. Y nada. El suspenso continúa como viajando a bordo del Expreso de Oriente, con Poirot –el detective creado por Agatha Cristhie- desorientado.

Ayer, en la página de los Dodgers, vuelven a mencionar a Vicente como una posibilidad para ser el cuarto brazo en la rotación. Por ahora, sin establecer quien será el líder del staff, Joe Torre tiene a mano tres abridores intocables: el joven de iluminado futuro Clayton Kershaw, el restablecido Chad Billingsley y el confiable japonés Hiroki Kuroda. Pero, no hay nada claro sobre las posiciones 4 y 5 cuando se acerca el momento de abrir las puertas del campo de adiestramiento trasladado de Florida a Arizona.

Según el informe suministrado, se están barajando tres nombres para entregar la oferta, y junto con Jon Garland y Joel Piñeiro, está Vicente Padilla, insistiendo siempre –obviamente guiado por su representante- en un contrato con extensión de tres años, algo que ningún equipo parece estar dispuesto a concretar considerándolo un riesgo.

Pese al 15-12 de Piñeiro con los Cardenales, trabajando 214 entradas y registrando 3.49 en carreras limpias, y el 3-2 de Garland en 6 juegos con los Dodgers mostrando 2.72 en carreras limpias, el 4-0 de Padilla en siete inicios después de salir casi bruscamente de los Rangers, y par de brillantes faenas en la postemporada, podría resultar un mayor atractivo, siempre que el compromiso sea sólo por un año.

¡Cómo nos gustaría ver a Vicente con los Dodgers! Se trata de un equipo competitivo, fuerte candidato para ganar el difícil Oeste de la Liga Nacional y avanzar a los Play Offs, lo que sin duda, sería estimulante para Padilla, de frente a otro ingreso a la agencia libre al finalizar la campaña, quizás en mejores condiciones de exigencias.

Los Dodgers piensan capturar a uno de los tres, porque para quinto abridor, mantienen bajo la lupa a Charlie Lindblom, James McDonald y Erick Stults, interesándose también en Carlos Monasterios obtenido por la aplicación de la Regla 5, y los prospectos Jon Link y John Ely.

Claro, uno piensa –sin ser Gerente- que lo ideal para redondear una rotación consistente, que permita fortalecer pretensiones, sería tomar a dos de los tres brazos colocados en la baraja, pero por lo escuchado y publicado, los Dodgers no quieren abrir mucho su billetera, pese a sentirse aguijoneados por las necesidades monticulares, y sólo buscaran a uno.

Si de dinero se trata, Padilla puede interesarse en la supuesta oferta de 10 millones por dos temporadas, que se dice le han hecho los Nacionales de Washington, y que su representante tiene engavetada, estudiando también la opción de conversar seriamente con los Angelinos.

Un día más, y el suspenso continúa rodeando a Padilla mientras los Dodgers barajan su nombre.

dplay@ibw.com.ni