•  |
  •  |
  • END

Bilbao
La tensión nerviosa pinta las caras de amarillo. De este color ambarino estaba Manuel Pellegrini cuando se sentó ante un micrófono en el subsuelo de San Mamés. Para colmo, le pidieron que aclarase las causas del 1-0. “La explicación es siempre difícil”, dijo con ese aire tecnocrático que imprime a sus conferencias el técnico del Madrid. Inmediatamente pareció acusar a Lass del gol en contra. “El Athletic aprovechó su ocasión en un centro que nosotros peinamos en el primer palo”, dijo en referencia al despeje del francés, que desvió con la cabeza el corner de Yeste para proyectarlo hacia el área chica, justamente el lugar menos indicado al que mandar el balón cuando Llorente se mueve por las inmediaciones. “Éste fue el escenario que más le gusta al Athletic. Ellos supieron mantener la ventaja pese a que nosotros tuvimos seis ocasiones bastante claras”, añadió el chileno.

“No creo que haya habido ansiedad en mis jugadores”, prosiguió Pellegrini; “tal vez la tensión que había en el ambiente nos hizo llegar apurados a algunos balones. Pero hemos creado las oportunidades necesarias para ganar.

Lo que ocurre es que el Athletic es muy fuerte en el juego aéreo y se pudieron adelantar así. Nosotros buscamos el empate con orden y aceleración. Pero hay que tener una cuota de fortuna para convertir. También mayor precisión”

Pellegrini insistió en que el Athletic se maneja bien cuando se adelanta y rechazó estar preocupado porque su equipo no lograse rematar más de dos veces en el área de Iraizoz. “El Athletic sabe sacar ventaja cuando marca primero”, insistió; “es un equipo defensivamente muy fuerte. Traba, corta, interrumpe el juego. Y a nosotros algo nos faltó. Tenemos muchas alternativas para llegar al ataque y tal vez no las utilizamos todas. ¿Tirar más paredes? No es fácil tirar paredes con ocho o nueve jugadores de la talla y la envergadura de los del Athletic dedicados a cortar y reventar el balón frente a su área. Yo creo que más que paredes nos faltó precisión”.

Analizó luego Pellegrini la situación que se le presenta al Madrid en la Liga tras la inesperada derrota de ayer: “Queda mucho torneo todavía. Falta una vuelta completa. Para nosotros es muy importante acabar ganando al Málaga en casa. Pero hemos conseguido 44 puntos y eso es mucho. Ahora quedan 60 por disputar. En el campeonato no puede haber nada definido. No nos faltará ni espíritu ni ganas”.