•  |
  •  |
  • END

El campeón mundial de la AMB, Román “Chocolatito” González está en la fase más difícil de su preparación: bajar las últimas libras que lo dejen a un paso de defender por tercera vez su corona esta vez ante el mexicano Iván Meneses el 30 de enero en Puebla, México.

Su peso actual es 112 libras a menos de diez días de enfrentar la báscula, pero los antecedentes tenidos por ligeros sobrepesos, no dejan de crear ciertas dudas sobre lo que podría ocurrir en estos últimos días.

En el campamento de Román no creen que haya dificultades. Han seguido el plan de trabajo al pie de la letra para marcharse en 107 libras el domingo 24 de enero (6:00 a.m.) con su entrenador Arnulfo Obando, sus apoderados, Carlos Pilato y Fernando Sánchez, rumbo a Puebla y marcar las 105 libras cinco días después (29 de enero).

Román está por completar 200 asaltos de sparring con boxeadores como Yáder Escobar, Nerys Espinoza, Félix y René Alvarado, Evert Briceño y el campeón mundial juvenil de la OMB, Carlos “Chocorroncito” Buitrago. No le hará falta un extra para sacar esos rounds en el que las cosas se pongan complicadas.

Aunque de algo hay que estar claro, “El Pollito” Meneses con sus 14 victorias, ocho por la vía rápida, cinco derrotas –dos por nocaut- y un empate, no es un rival del que se crea vaya a exigirle al máximo al monarca, pero un descuido con su peso, y la corona podría estar en peligro en la báscula.

“Román ha demostrado que trabaja duro siempre, y para esta pelea no fue la excepción. Tiene la preparación para marcar sin problemas el peso y no dudamos que debe retener el título. Es un gran campeón y estamos seguros de que lo confirmará en el ring el 30 de enero”, dijo Silvio Conrado, co-apoderado del monarca.