•  |
  •  |
  • END

MLB.com

El miembro del Salón de la Fama Carlton Fisk, quien siempre se caracterizó por decir lo que pensaba como jugador, expresó cinismo y cierta incredulidad entorno de la reciente confesión del ex cañonero Mark McGwire la semana pasada sobre su uso de esteroides.

En particular, Fisk, quien jugó para los Medias Rojas y los Medias Blancas, arremetió contra las declaraciones hechas por el ex toletero en cuanto a que los esteroides no lo ayudaron a conectar sus 70 cuadrangulares en 1998, entonces una marca de todos los tiempos.

“Es una tontería”, exclamó Fisk en una entrevista para el Chicago Tribune. “Hay una razón por la que las llaman sustancias para mejorar el rendimiento físico.

Porque eso es lo que hacen -- mejorar el rendimiento. Uno puede ser bueno, pero eso te ayuda a ser mejor. Puedes ser un jugador promedio, pero eso te ayuda a ser bueno. Si eres un jugador por debajo del promedio, te ayuda a ser uno promedio. Algunos peloteros que se fueron por ese camino consiguieron sus contratos de cinco años y $35 millones y ahora viven en las sombras. Porque una vez que no puedes seguir usando esteroides, ya no puedes jugar más”.

McGwire dijo en varias entrevistas que la única razón por la que decidió consumir esteroides fue para mejorar su salud y contrarrestar un largo historial de lesiones. Fisk, quien jugó 24 temporadas en Grandes Ligas e impuso una marca de más partidos detrás del plato, también se burló de ese razonamiento de McGwire.

“Traten de operarse las rodillas y atrapar detrás del plato por 30 años. ¿Creen que se siente bien cuando uno sale allá afuera? [McGwire] tenía que levantarse para jugar primera base. Así que por favor, ¡discuuuulpenme!”.

Fisk, quien se retiró de las Mayores en 1993, no sólo arremetió contra McGwire, sino contra toda la llamada “Era de los Esteroides”. Uno de sus blancos fue Roger Clemens, el siete veces ganador del trofeo Cy Young, quien fue nombrado en el Informe Mitchell acusado de haber consumido esteroides, pero quien continuamente ha negado haber usado alguna vez sustancias prohibidas.

“La razón por la que fue dejado en libertad por los Medias Rojas fue porque su carrera iba en picada”, le dijo Fisk al Tribune. “Sus últimos par de años en Boston no fueron muy productivos, como lo fue cuando era “El Cohete”. Entonces de momento se va a Toronto y comienza a dominar a todos. Entonces consigue dos premios consecutivos Cy Young -en ‘97 y ’98-. Por favor, no me hagan reír”.

“Es obvio en los jugadores. Uno nota esas cosas. Uno sabe qué tan duro es jugar este deporte. Uno sabe lo difícil que es seguir siendo productivo a cualquier edad, pero más aún cuando te pones viejo. Uno ve peloteros que siguen siendo tan o más productivos en la parte final de sus carreras que cuando comenzaron. Eso ofende a los jugadores que se mantienen limpios. Pero -los consumidores- han manchado su legado por el resto de sus vidas, y sus hijos, nietos, bisnietos, y tataranietos tendrán que vivir con eso”.