•  |
  •  |
  • END

The Angeles Times

Vicente Padilla se mantuvo fuera de problemas en los más de dos meses que pasó con los Dodgers el año pasado, pero ¿puede el muchacho con fama de chico malo, ser un ciudadano modelo por toda una temporada?
Basado en la forma en que Padilla se comportó durante su estadía con los Dodgers, el general manager Ned Colletti, dijo que piensa que sí, razón por la cual gastó 5,025 millones de dólares para volver a firmar el errático, pero eléctrico brazo de 32 años a un contrato de un año. “En cuanto a su actitud y enfoque, no vimos nada que indicara que habría algún problema en el futuro”, dijo Colletti.

Padilla ganará un salario base de 4,025 millones de dólares este año y recibirá un $1 millón en bonos por firmar en 2011. Puede obtener un millón adicional en incentivos basados en entradas lanzadas.

El precio es significativamente inferior a los $16 millones que los Ángeles tendrán que pagar durante los próximos dos años por Joel Piñeiro, otro lanzador representado por el grupo de medios Wasserman y que también fue perseguido por los Dodgers. A pesar de ello, Colletti dijo que era poco probable que los Dodgers pudieran firmar a otro lanzador abridor, y que pasaría el resto de la temporada centrado en fomentar su banco.

Padilla figura para ser el tercer o cuarto abridor en la rotación de los Dodgers, ya que entra en el año con un récord de 98-85 con 4.33 de promedio de carreras limpias en 11 temporadas.

La calidad de su brazo nunca ha estado en discusión, cuando varios scouts dijeron que él tenía el mejor material del staff de los Dodgers de la temporada pasada.

Padilla tenía las dos actuaciones más dominantes de lanzadores de los Dodgers de la postemporada, lanzando siete entradas sin permitir carreras en la victoria que afianzaría la serie sobre San Luís en la ronda de apertura y limitando a Filadelfia a una carrera en 7 entradas y un tercio en el Juego 2 de la Serie de Campeonato de la Liga Nacional. Sin embargo, Padilla terminó la temporada con una horrible actuación en el juego 5 contra los Filis, quienes golpearon al lanzador derecho con tres carreras en seis entradas y eliminó a los Dodgers.

Preguntado al final de la temporada si le gustaría volver a firmar con los Dodgers, Padilla dijo que él podría, agregando, “Ellos me dieron una oportunidad”. Cuando Padilla fue recogido por los Dodgers, él era más conocido como un cazador de cabezas, cuya salida de Texas, fue celebrada por algunos de sus ex compañeros.

Padilla volvió a ser noticia en noviembre cuando recibió un disparo en la pierna por su guardaespaldas en un campo de tiro en su Nicaragua natal, pero Colletti dijo que no se alarmó por el informe. “Sé lo suficiente para saber que fue un accidente”, dijo Colletti.