•  |
  •  |
  • END

dplay@ibw.com.ni
Todavía se siente el calor que provoca la combustión, y ahí están, tercas, las columnas de humo. Entre las brasas de esta final inobjetablemente ganada por los Leones, hay momentos que quedaron grabados mientras saltaban frente a nuestras narices, los factores calificados como decisivos en cada uno de los duelos.


ATACA SÉPTIMO.― Los jonrones disparados por el dominicano Agustín Séptimo en los innings 1 y 4 contra Melvin Cuevas, fueron inyecciones estimulantes para el discutido abridor del juego inicial, Gonzalo López, quien supo crecerse respaldado por dos doble plays con las bases llenas iniciados por Edgar López, que ahogaron a los Tiburones. Ganó León 3-1 con estupendo cierre de Wilder Rayo. ¡Qué alboroto se armó protestando el bate de Séptimo, cuando el corcho estaba en su swing!
¡QUE HICISTES IVÁN!― Granada estaba adelante 2-1 en el cierre del octavo, tratando de rasurar a los Leones en su propia jaula, cuando Iván Marín, con un tiro alto que sacó de posición a Loáisiga, y que significaba el segundo out con bases limpias, facilitó un par de zarpazos mortales, que dejaron a los Tiburones desangrándose. El pitcheo cerebral de Diego Sandino, sólo golpeado por el jonrón de Ramón Flores, fue afectado también por un mal tiro de Abea a tercera sobre intento de doble robo, y todo se derrumbó. Ganó León 3-2 con Wilder Rayo acreditándose la victoria, dominando a Yáder Hodgson y Marín en el noveno con el empate en segunda.

EL PUNCH MATA.― El tercer jonrón en la serie de Agustín Séptimo en el inicio del juego contra Elvin Orozco, otro de Luany Sánchez en el segundo inning, la ofensiva de tres carreras en el tercero, y el aprovechamiento del descontrol de Carlos Morla en el quinto cuando cedió tres bases, empujaron a los rugidores a una victoria por 6-3. Un restaurado Jairo Pineda trabajó dominante los tres primeros innings y supo sobrevivir a dificultades en el cuarto, hasta ser retirado en el octavo con la decisión en el bolsillo. En tres juegos, León había disparado seis jonrones, en tanto el Oriental, ninguno.

OTROS TIBURONES.― Melvin Cuevas impactó con su pitcheo y los cambios de Omar Cisneros --Sotelo en los bosques, Cardoze como designado, Garay fuera y Villegas segundo bate-- respondieron a las desfallecientes expectativas, evitando la barrida. El jonrón de tres carreras de Norman fue el batazo más destructivo, mientras el brazo de Gonzalo López se derretía, saliendo del escenario después de tres entradas. Triunfo de los Orientales 9 por 2 con dos brillantes atrapadas de Sotelo.

PELEA BRAVA.― Los Leones entraron a Granada pistolas en mano y disparando frenéticamente. Con dos jonrones, dos triples y cinco sencillos, se adelantaron 5-0 destrozando los pitcheos de Diego Sandino. Los Tiburones reaccionaron asaltando a Caballero en el quinto estrechando las cifras 5-4, pero los rugidores no se asustaron y regresaron a la carga recuperando terreno. Esa ventaja de 8 por 4, se convirtió en insegura, cuando Granada se acercó 8-6 y en el noveno, colocó el empate en segunda. Marlon Abea, ponchado con las bases llenas en el quinto, volvió a hundirse frente al plato estrangulado por Gonzalo López, y León se coronó.