Edgard Tijerino
  •  |
  •  |
  • END

dplay@ibw.com.ni

¿Qué diríamos si llegamos a París y no encontramos la Torre Eiffel, salimos hacia Roma sólo para descubrir que hace falta el Coliseo? ¡Diablos, protestamos! Hoy está programada la revancha Inter-Milan, el gran Clásico no de la ciudad, sino del fútbol italiano, y no estarán en acción el camerunés Samuel Eto’o, ocupado en la Copa de África batallando contra Egipto, y el brasileño Alexander Pato, todavía restableciéndose de una lesión. Pese a que los dos equipos reúnen una buena constelación de estrellas, lo ideal hubiera sido contar con esos atacantes tan incidentes, como ombligos del espectáculo.

Sin embargo, aunque no estarán esos pilares, puede que no nos percatemos, si las figuras cumbres de cada equipo responden a las exigencias de este choque, con la posibilidad de acercar a un Milán vencedor, a sólo tres puntos del Inter, líder del calcio desde el arranque con 46 acumulados, pero registrando un juego más, lo cual lo dejaría expuesto a riesgos. Fue doloroso para el Milan ser goleado por el Inter 4-0 muy temprano, cuando apenas se terminaba de levantar el telón, pero sería más dramático para el Inter, caer en un momento de tanta presión como éste.

¿Qué se espera? Que Ronaldinho continúe su crecimiento de ribetes espectaculares después de marcar tres goles contra el Siena, encabezando la ofensiva de este resurgente Milan, nada que ver con el equipo que parecía estar tan envejecido como un patriarca desvaneciéndose hace unos meses; que Nesta pueda alinear y se presente en pie de lucha ya restablecido; que Seedorf y Zambrotta regresen con suficiente carga en sus baterías; y que Borriello siga siendo una amenaza latente. En tanto por el Inter, la presencia de ese inmenso arquero que es Julio César, más la versatilidad del peligroso Milito, la agresividad de Sneijder, la proyección que garantizan desde el fondo Maicon y Lucio y el accionar de Balotelli, forman parte de una sólida estructura, capaz de recuperar su funcionamiento habitual y resolver.

Inter-Milan esta tarde en el más atractivo duelo del calcio italiano, en casa de los campeones, con su tranquilidad entre las brasas después del empate 2-2 con el Bari.

HIERVE INGLATERRA

En el fútbol inglés, el impacto lo provocó Wayne Rooney, marcando cuatro goles contra el Hull, encaramando al Manchester United en la cima de la tabla de posiciones con 50 puntos, dos más que el Arsenal y el Chelsea, pero con el inconveniente que el primero tiene un juego pendiente y el otro dos, situaciones que pueden convertirse en favorables.

De frente a la presencia de Inglaterra en Sudáfrica, la agresividad de Rooney, quien ha logrado 20 goles en un formidable sprint, es una de las señales más alentadoras, junto con la mejoría del formidable Steven Gerrard del Liverpool y la reaparición de Rio Ferdinand con el Manchester.

Como casi siempre, se vislumbra otro cierre electrizante en el fútbol inglés, dado lo equilibrado de muchas fuerzas y la incidencia de los imprevistos, aun sin Cristiano Ronaldo entre los protagonistas.