•  |
  •  |
  • END

Apenas 22 años, invicto en 24 combates, Campeón Mundial AMB de las 105 libras desde el 15 de septiembre del 2008, dos defensas --una incómoda y la otra estupenda--, dueño de un boxeo flexible cargado de variantes ofensivas, con suficiente poder en su golpeo y en plena evolución boxística. ¿Hay algo que temer respecto a la pelea de nuestro “Chocolatito” González con Iván Meneses, el próximo 30 en Puebla, México? Sólo una cosa, su batalla con la báscula. En Oaxaca dio la impresión de haberse sacrificado mucho para enfrentar a Francisco Rosas, y ciertamente, atravesó por serios problemas físicos en el propio desarrollo del combate.

“Olvídense de todo eso. Román está bien afilado y no tendrá problemas de peso. Prepárense para verlo ofrecer otra gran actuación”, me dice cobijado por una confianza absoluta, uno de sus manejadores, Carlos Pilato, quien ya se encuentra en Puebla a la orilla del púgil pinolero.

¿Ciertamente lo ves en plenitud?, le pregunto. “Te lo aseguro. Su preparación ha sido intensa y continúa mejorando en el aspecto técnico sacándole provecho a su rapidez de piernas y manos, y excelentes combinaciones de golpes potentes. Ahora, sobre el peso, hay control. No va a enfrentar inconvenientes”, responde.

Por vez primera, Román no va a tener en la esquina al entrenador Gustavo Herrera. Ciertas contradicciones terminaron con la relación, y ahora la responsabilidad es para Arnulfo Obando, un joven con experiencia en peleas de campeonato mundial. Entre otros, ha estado con Eduardo Márquez y Carlos Fajardo, y ha logrado un rápido entendimiento con “Chocolatito”.

La exuberante confianza que provocaba Alexis Argüello, sólo ha conseguido dos aproximaciones, Rosendo Álvarez en su mejor momento, y ahora Román, abriéndose paso a bofetadas en busca de las tres coronas más pequeñas del boxeo, antes concentradas en el casillero mosca.

¿Qué tan peligroso es Meneses? Ha ganado 14 peleas con 5 derrotas, dos por nocáut, y registra un empate. Cifras en mano, no es un mete-miedo, pero obviamente, tampoco puede ser subestimado. En el boxeo, de pronto surge algo inesperado, sobre todo cuando el adversario tiene bravura y atrevimiento, un certificado de la mayoría de peleadores mejicanos.

Recuerdo en tiempos del “Ratón” Mojica. Bastaba anunciar un rival azteca, para que el público saltara en busca de boletos porque la emoción estaba garantizada. Zorrito Garrido, Fillo Morales, Alacrán Torres y tantos otros, exigieron una y otra vez, lo mejor de Mojica, un campeón sin corona que impactó al boxeo derrotando aquí al tailandés Chartchai Chionoi en pelea a 10 asaltos, que todavía --42 años después-- posee el récord de mayor asistencia con tickets comprados.

No hay nombres gruesos entre los rivales de Meneses, pero tenemos que detenernos en el único común denominador, Francisco Rosas, perdedor ante Román y vencedor de Iván. Sin embargo, no es una pauta clara. Aquel colombiano Alfonso Valiente, salió de la nada para casi noquear al “Ratón”, y Nacho Lomelí --¿quién iba a pensarlo?-- tumbó a Alexis.

“Está bien afilado, lo aseguro”, dijo Carlos Pilato al partir. Si eso es cierto, vamos a ver un “Chocolate” brillante.

dplay@ibw.com.ni