Martín Ruiz
  •  |
  •  |
  • END

Nuevamente los IX Juegos Deportivos Centroamericanos, el principal escenario para la mayoría de nuestras disciplinas deportivas, sufrió otro “golpe bajo” con la cancelación de la subsede Guatemala, pero sigue en pie su realización.

Mientras celebrábamos el despegue de nuestro pasatiempo, el béisbol, y homenajeábamos a nuestros deportistas, en Guatemala, su Comité Olímpico declinó su participación y organización de la subsede, de los Juegos, donde albergarían 14 disciplinas.

El cambio de fecha y sedes del evento, desde diciembre pasado, llevándolo a abril (9 al 18), que conlleva a problemas legales, financieros, técnicos, mercadotencia y organización, son causas que llevaron a los guatemaltecos a declinar y centrarse en la preparación para los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Mayagüez.

En Panamá, donde se realizarán casi todas las competencias, el lunes hubo un pacto de 21 organizaciones deportivas que están en pugna con el Comité Olímpico de Panamá (COP), sin incluir aquellas federaciones que tienen dualidad de juntas directivas.

El Salvador tenía ayer una reunión de urgencia, para analizar la situación. Ellos también son subsede y han sido afectados por los cambios.

Nicaragua respalda a Panamá para que organice los Juegos, recordando que hace cuatro años se tuvo un apoyo similar para hacer este evento, que cada vez se complica su organización.

Pero está pendiente de la resolución cuzcatleca, en especial por la amenaza del presidente de Ordeca, Melitón Sánchez, quien indicó que si los salvadoreños declinaban, él cancelaría los Juegos.

Esa posición es rechazada por el director del IND y presidente del Consejo de Deportes, arquitecto Marlon Torres, quien indicó que para el viernes, durante la sesión del Consejo, con la decisión de El Salvador, se trazará la estrategia a seguir.

Igualmente, sugiere que la Asamblea de Ordeca sea la que decida qué hacer, no que lo hagan unos ejecutivos que ya no pertenecen a ningún Comité Olímpico.

Guatemala tenía previsto realizar 14 deportes, y Nicaragua podría albergar algunos, pero dependerá de las propuestas que se hagan.