Francisco Jarquín Soto
  •  |
  •  |
  • END

Al fin se informó ayer que son siete los sancionados tras la vergonzosa trifulca que protagonizaron jugadores del Diriangén y Xilotepetl, en el duelo efectuado el domingo pasado en el Estadio Pedro Selva, de Jinotepe.

También resalta el castigo de dos fechas a la cancha de los jinotepinos, una decisión que parece benévola para lo que sucedió dentro y fuera de la cancha. Y una vez más, decisiones como estas sugieren mucha subjetividad del qué y cómo evalúa la comisión disciplinaria de Fenifut los casos de violencia en los estadios, porque no se conoce con exactitud los parámetros que usa para determinar qué pesa más a la hora de sancionar.

Los que recibieron mayor castigo fueron Erick Téllez, Juan Carlos Narváez y Manuel Gutiérrez, del Diriangén, con cuatro juegos suspendidos, mientras que a David Solórzano se le aplicó sanción de dos juegos sin ni siquiera haber participado en el conflicto.

El propio árbitro principal del partido reconoció que se equivocó con haber expulsado a Solórzano, porque creyó que había agredido a algún jugador.

Lo increíble de la decisión es que el hondureño de Xilotepetl, Armando Cruz, quien entró fuerte contra Jorge Cundano y además comenzó el pleito con Narváez, fue de los castigados con menos partidos suspendidos pues le aplicaron solo dos fechas, no así a sus compañeros de equipo, el portero Douglas Estrada y Jonathan Lezama.

La directiva del Xilotepetl también tendrá que pagar una multa de cinco mil córdobas por los hechos ocurridos en su estadio, en tanto, Diriangén pagará dos mil quinientos. Entre los sancionados no aparece el nombre de Marcos Román, quien en primera instancia se mencionó entre los involucrados en la trifulca pero la federación no lo creyó así.

Con la cancha del Xilotepetl suspendida, los jinotepinos tendrán que trasladarse al estadio Olímpico de San Marcos este domingo para recibir al Walter Ferreti. Mientras que Diriangén sin cuatro de sus jugadores le hará frente al Real Madriz, en Somoto, para un duelo que arranca a las 11 de la mañana.