•  |
  •  |
  • END

Un esguince en el tobillo izquierdo impedirá a Kobe Bryant disputar el partido con más afluencia de espectadores en la historia del baloncesto, el All Star que se disputará el domingo en el Cowboys Stadium de Dallas, para el que ya están vendidas más de 95.000 entradas. Una vez que, a la vista de las pruebas médicas, se descartó el concurso de la figura de los Lakers, el comisionado de la NBA, David Stern hizo oficial que su puesto será ocupado por el base de los Mavericks, Jason Kidd. También causa baja el base de Philadelphia, Allen Iverson, que alega los mismos problemas personales que le han impedido jugar los últimos partidos con su equipo. Su sustituto será el pívot de los Knicks, David Lee. Tanto Bryant como Iverson figuraban en los equipos iniciales al haber sido elegidos en la votación efectuada por los aficionados. Ahora serán los entrenadores, George Karl, en la Conferencia Oeste, y Stan Van Gundy, en la del Este, los que decidan quienes les relevan en los quintetos de inicio.

Kobe Bryant se ha perdido los tres últimos partidos disputados por los Lakers. Antes de eso, sumaba 235 partidos consecutivos. La última vez que fue baja se remonta a marzo de 2007. Su ausencia en Dallas supone un duro golpe para un All Star que había disputado en once ocasiones. Su rivalidad con LeBron James tendrá que aguardar a que se recupere. Por si no estaba ya claro, ahora se refuerza aún más la idea de que LeBron será de nuevo designado el Mejor Jugador de la Temporada (MVP) ya que, al contratiempo de Bryant, se añade la lesión de la que acaba de salir Carmelo Anthony y el irregular rendimiento este año de Dwyane Wade.

En tanto, una nueva gran noche de LeBron James igualó el mejor registro de victorias de los Cavaliers, que tras ganar 115 a 106 a los Magic de Orlando, suman su decimotercer triunfo consecutivo. Todo estaba cuesta arriba. A falta de 7m31s para el final, Cleveland perdía de dos puntos. Entonces, apareció King James, anotó, repartió asistencias y llevó a su equipo a un parcial de 11-0 que terminó hundiendo a los Magic. "Definitivamente, es divertido cuando se recibe en casa a uno de los mejores equipos o cuando se juega contra uno de los mejores", expresó tras el partido James, que firmó 32 puntos y 13 asistencias.