•  |
  •  |
  • END

Colaboración
Este sábado 13 de febrero, en horas de la mañana, después de una prolongada enfermedad, falleció en su natal Masaya, el otrora pelotero Agustín Castro Flores, a la edad de 101 años. Recién los había cumplido, el 5 de febrero.

Don Agustín era el último sobreviviente de la pelota de los años 30. En esa época enfrentó al “Cueto Cubs” de Cuba, viajó a El Salvador y Guatemala con el “Esfinge”, formó parte del glorioso San Fernando, que ganó su primer título nacional en 1942.

Toda su vida jugó en el San Fernando como jardinero central, caracterizándose por su rapidez de piernas y además logró un título de bateo en 1931 con 333 de promedio y en 1939 bateó 369 y no fue el campeón porque el líder, Carlos “El Pichón Navas, quedó con 426, y el subcampeón, Jonathan Robinson, terminó con 405. Castro Flores participó en el primer juego perfecto que se lanzó en Nicaragua, tirado por el fernandino Alfonso Noguera Solórzano el 17 de marzo de 1940. Era un hombre pequeño pero hábil, versátil y con una capacidad pocas veces vista para alguien de su estatura, quizá comparado al estilo de juego de Julio Cuaresma. Por sus méritos y aportes al béisbol fue exaltado al “Salón de la Fama” del deporte nicaragüense el 28 de marzo de 2008.

Fue una persona muy estimada en la sociedad de Masaya, por sus diferentes acciones altruistas, deportivas, laborales, intelectuales y de beneficencia social, las cuales perdurarán en el tiempo. Fue el fundador de la Cruzada Alfonso Noguera en los años 80, donde todos los años reunía en Masaya a las viejas glorias de nuestro deporte rey.

Sus restos serán sepultados hoy domingo a las cuatro de la tarde en el cementerio de Monimbó, nuestras sentidas condolencias a sus familiares y al pueblo de Masaya.