Edgard Tijerino
  •  |
  •  |
  • END

Puedes tener un líder de pitcheo como el Steve Carlton de 1972, ganador de 27 juegos con aquellos catastróficos Filis, que perdieron más de 100 veces, pero detrás, te sentís completamente desarmado; puedes tener una combinación 1-2 tan impresionante como la que deben formar en este 2010, el zurdo Cliff Lee y el derecho Félix Hernández con Seattle, pero, ¿y los otros abridores?.

Una rotación compacta en la cual esté oculta una fiera detrás de los dos principales brazos es una rareza en el béisbol actual. Steve Stone era algo así como el quinto abridor de los Orioles en 1979 detrás de Jim Palmer, Mike Flanagan, Scott McGregor y Denis Martínez, pero en 1980, con sus 25 triunfos, obtuvo la máxima distinción del pitcheo.

Buster Onley apunta a que no hay forma de someter a discusión, el calificativo de mejor de todas, a la rotación de los Medias Rojas, sólido soporte del favoritismo que se le otorga al equipo de Terry Francona en el candente lado Oeste de la Liga Americana.

Con el aterrizaje de quien fuera el “as de espadas” de los Angelinos, John Lackey, el veterano pero todavía venenoso nudillista de casi 44 años, Tim Wakefield, luego de registrar balance de 11-5 en el 2009, cortando cinco veces rachas adversas, puede quedar fuera de la rotación. Hay confianza alrededor de Daisuke Matsuzaka desplazado a la posición 4 después de una temporada en la que sólo pudo iniciar 12 juegos, así que se trata de decidir como número 5 entre Clay Buchholz un joven tirador de no hitter con grandes proyecciones, o Wakefield.

Ofensivamente, Boston no es tan destructivo, como cuando Manny Ramírez y David Ortiz hacían llover bombardeando las nubes con sus batazos, pero dispone de suficiente pólvora y buena defensa, más un bullpen muy solvente jefeado por Jonathan Papelbon, como respaldo de tres aspirantes al Cy Young: Josh Beckett, el zurdo Jon Lester y John Lackey, con Matsuzaka y Buchholz detrás.

Colocar a la rotación de los Yanquis como número 2, de acuerdo al criterio del panel de expertos de ESPN, supone un riesgo. Uno ve al zurdo C. C. Sabathia como un certeza, pero Burnett no es propiamente un factor de seguridad, en tanto Javier Vázquez, quien desde 2001, cuando ganó 16 con Montreal, está tratando de alcanzar el estrellato, regresa a los Yanquis después de pasar por Cascabeles, Medias Blancas y Bravos, como depositario de grandes expectativas. Se cree que todavía queda suficiente cuerda en el brazo zurdo de casi 38 años, del ganador de 14 juegos en el 2009, Andy Pettite, y que Phil Hughes ya está listo para establecerse.

Hay otras cuatro rotaciones muy llamativas: los Cardenales con dos aspirantes al Cy Young como son Chris Carpenter y Adam Wainwright, seguidos de Kyle Lohse y Brad Penny; los Medias Blancas que atraparon a Jake Peavy, agregando a Mark Buherle, John Danks, Gavin Floyd y Freddy García; los Filis, encabezados por Roy Halladay y Cole Hamels, y completados por Joe Blanton, J. A. Happ y Jamie Moyer; y los Angelinos, que utilizaran a Jared Weaver, Scott Kazmir, Joe Saunders, Erwin Santana y Joel Piñeiro.