•  |
  •  |
  • END

Lo que estábamos esperando desde hace un buen rato masticando uñas: se reactiva la Champions hoy con los duelos Real Madrid-Lyon y Milán-Manchester United, correspondientes a los octavos de final, en tanto mañana se enfrentan Bayern-Fiorentina y Oporto-Arsenal, quedando pendiente para el próximo martes la batalla Stuttgart-Barcelona, junto con Olympiakos-Burdeos, cerrando el miércoles 24, el fiero partido Inter-Chelsea y CSKA-Sevilla.

El significado y la trascendencia de pegar primero en estos partidos de ida se encuentra nuevamente sobre el tapete, con un serio inconveniente para el Madrid y el Lyon, tratar de quebrar el hielo. Van a fajarse posiblemente a siete grados bajo cero en Lyon, y es natural preguntarse: ¿Podrá Cristiano Ronaldo evitar que su fogosidad sea congelada?, ¿Crecerá Kaká mostrando su genialidad dentro del freezer? ¿Será debilitado el ímpetu de Higuaín? ¿Qué tan disponible está Benzema? ¿Cómo se calentará Casillas?
Al terrible frío, agreguen dos detalles interesantes: el Lyon como local venció 3-0 al Madrid en 2005 y 2-0 en 2006, siempre en la fase de grupos, no en un duelo de este tipo, arriesgando la vida en ida y regreso. En esas dos ocasiones, el Real tuvo que conformarse con empates 1-1 y 2-2 en el Bernabéu. No es que el Olympique de Lyon sea “la bestia negra” de la realeza, pero vale la pena no subestimarlo en lo mínimo.

Las figuras del Lyon son los brasileños Cristiano Márquez, defensor de bravura y destreza muy altamente valorado por los analistas, y Ederson Campos, centrocampista ofensivo desequilibrante, así como los argentinos Lisandro López, un atacante que adquirió mayor dimensión con la salida de Benzema y Juninho, y que es el jugador mejor pagado de la Liga Francesa, y César Delgado, que se ha hecho sentir.

El Lyon clasificó como segundo del Fiorentina, adelante del Liverpool, en el Grupo E, mientras el Madrid, sólo vencido por el Milan 3-2, fue líder del Grupo C.

En la otra batalla, un inestable Milan, con Ronaldinho y Beckham sin alcanzar la elevación de rendimiento requerida, recuperando la voracidad ofensiva de Alexander Pato, con un Huntelaar encendido, y refugiándose en lo que queda de destreza en su legión de veteranos encabezada por Pirlo, tratará de sujetar la agresividad sin pausas que usualmente aplica el Manchester United, encabezado por el fiero Wayne Rooney.

Ganador del Grupo B con 13 puntos pese a ser sorprendido por el Besiktas, cuando ya tenía el liderato en el bolsillo, el siempre poderoso United, que no ha sangrado por las pérdidas de Cristiano Ronaldo y Tévez, sigue utilizando su fuerza atacante como arma eficaz para desarticular a los adversarios. Con una defensa jefeada por Rio Ferdinand y un medio campo muy flexible con Nani, Carrick y Anderson, respaldando a Rooney y Owen, o Berbatov, el United es considerado favorito, pese al oficio, experiencia y súbitos levantes de voltaje del Milán.

El periodismo italiano ha advertido que el estratega brasileño Leonardo, se encuentra expuesto a ser “decapitado”, si los rojo y negros son eliminados por el United. Así que estemos atentos por ver rodar su cabeza.