•  |
  •  |
  • END

El púgil nicaragüense William “Chirizo” González dio este viernes un paso muy importante para su futuro inmediato: ganar el título latino gallo de la Organización Mundial de Boxeo que lo pone frente a una oportunidad de disputar con Fernando Montiel la corona de esa categoría, tras vencer por decisión unánime al mexicano Jesús “Taquero” Vázquez en Miami.

Pero más allá de la victoria, nos preguntamos qué pudo hacer William para lucir mejor. Los primeros dos rounds fueron claros para el “Chirizo”, atacando desde el primero, llevando la iniciativa y conectando los mejores golpes con un jab de derecha que abría el camino para su mano zurda enviada desde distintos ángulos.

Fue más contundente en el segundo asalto, con la caída que le propinó a Vázquez con un golpe en corto a la mandíbula, que parecía podría terminar temprano con la pelea sabiendo del punch del nica. Sin embargo, lo menos que esperábamos fue lo que ocurrió después de ese contacto del mexicano con la lona.

Vázquez comenzó a moverse en el tercer asalto, a sorprender con envíos rápidos al rostro de González sin que éste pudiera evitar que lograra su objetivo. Por momentos se notó a un William sin variantes ante esta “movida”. No hallaba, no preveía los golpes, no se le veían movimientos laterales para evitar las embestidas del mexicano que se afianzaba y complicaba al nuestro.

Vázquez cambió su guardia de derecha a la izquierda y le estuvo dando buenos resultados, provocando cierta confusión a William. El mexicano se notó muy hábil para sugerir estrategias en el camino y generalmente tuvo más resultados favorables.

Sin embargo, el mexicano no tuvo el aire para mantener ese ritmo a pesar de que tenía la capacidad técnica, y William fue metiendo mejor sus manos, calando muchas de ellas en el rostro de Vázquez como ocurrió en el noveno y que lo hicieron tambalear.

Del “Chirizo” hay que resaltar el gran trabajo que hizo con su jab. En varios asaltos fue de esa manera que logró poner a distancia a su rival y la zurda, que con mucha fuerza usó para causar más daño. La decisión fue unánime a favor del nica, pero también es cierto que con esa presentación por ratos frágil en su defensa y sin variantes, difícilmente podría arrancarle la corona a Fernando Montiel.