•   MADRID / ESPN  |
  •  |
  •  |
  • END

Sevilla arrancó este miércoles un valioso empate en su visita al CSKA Moscú (1-1) en el partido de ida de los octavos de final de la Liga de Campeones en el que se adelantó en el marcador en la primera parte, pero pecó de falta de ambición. El empate para el conjunto ruso lo marcó el chileno Mark González, ex jugador del Betis.

No tuvo que hacer un gran esfuerzo el equipo español para ponerse por delante en el marcador en la primera parte, pero en la segunda jugó a la ruleta rusa, lo que le costó el empate, y hasta estuvo a punto de ser derrotado.

A los 25 minutos, Jesús Navas recibió el balón por la derecha, se fue de su marcador en velocidad y centró raso al corazón del área rusa. Allí, Álvaro Negredo esperó que el balón pasara entre el portero y el central rusos para empujarlo a las redes e inaugurar el marcador.

Nunca imaginó Sevilla que con tan poco esfuerzo y con un planteamiento ultradefensivo podría acabar los primeros 45 minutos por delante en el marcador.

CSKA salió a por todas en la segunda parte y Krasic estuvo a punto de empatar a los 2 minutos al recibir un centro al segundo palo en el vértice izquierdo del área pequeña, pero su remate no alcanzó su objetivo.

Paradojas del destino, tenía que ser un ex bético, Mark González el que lograra el empate con un magnífico disparo desde fuera del área que cogió a Palop adelantado a los 21 del complemento.

Sevilla parecía noqueado y el checo Necid estuvo a punto de amargar aún más la vida a los españoles con un disparo desde dentro del área que atrapó ágilmente el portero español.

Palop aún tuvo tiempo de salvar a su equipo al despejar con los pies un disparo a bocajarro de Necid a falta de cinco minutos para el final.

A partir de ahí, ambos equipos parecieron conformarse con el empate y reservaron fuerzas para el partido de vuelta, cuyo pronóstico se presenta incierto.