•   dplay@ibw.com.ni  |
  •  |
  •  |
  • END

¿Qué vimos a través de ese empate 1-1 entre el Estelí y el Ferreti anoche en el Estadio Independencia? Rapidez de movimientos sin control, intensidad de lucha sin claridad, mucha confusión y poco fútbol, con la pelota aullando, constantemente desorientada. No, no era eso lo esperado, porque junto a la necesidad casi imperiosa de la victoria, agregada a la rivalidad cultivada entre ellos, la presencia de muchos de los mejores jugadores de fútbol que podemos ver en acción en este torneo, nos permitía acariciar la posibilidad de disfrutar un buen show.

Pero un buen reparto no pudo producir una buena película. Una rareza sin duda. Sin embargo, ocurre de vez en cuando, como lo comprobamos recientemente con “El Día de los Enamorados”, en la cual, no se pudo salvar ni Jamie Foxx, mucho menos Jessica Alba y tampoco Julie Roberts.

Los dos goles registrados en el primer tiempo se consiguieron cobrando faltas. A los 12 minutos, una pierna arriba del norteño Marlon Medina, bien sancionada, es cobrada desde la izquierda por Eustace Martin con un pelota alargada en busca del centro del área, que escapa a la pobre vigilancia de dos hombres, Alonso y Medina, y se extiende con un buen brinco hasta Wilber Sánchez, moviéndose por la derecha. El taponazo de volea realizado por el atacante del Ferreti, lo mejor del juego, entra junto al poste izquierdo de Mendieta hinchando las redes. El Estelí respondió en el minuto 23, cuando Franklin López, cobrando otra falta, ahora de Martínez, disparó desde fuera del área burlando la barrera, pero frontal hacia “El Pulpo” Espinoza. De pronto, lo imprevisto. La bola rebota en el pecho del arquero y al caer, se filtra entra sus piernas. Ahí, con esa acción desafortunada de un hombre habitualmente seguro, quedó sellado el 1-1.

Quienes consideraron que lo mejor estaba por venir, se equivocaron. La tercera pelota bien entregada se convirtió en algo improbable, el manejo por el piso nunca se consiguió, y la utilización de los espacios vacíos para facilitar acompañamiento estuvo ausente. Mucho sudor, consecuencia de la lucha intensa, y consecuentemente el dominio a ratos fue territorial pero sin efectividad, porque careciendo de ordenamiento y buen trato a la pelota, no se puede producir buen fútbol.

Nada interesantes fueron los momentos de ping pong vistos en el medio campo, con la pelota incrédula, abriendo “sus ojos” desmesuradamente, sin saber hacia dónde ir. Y lamentablemente, no hubo forma de hacer las debidas correcciones, por lo cual, las irregularidades se convirtieron en una constante, más allá de la velocidad con la que se movían los hombres. En medio de la confusión, Salomón hubiese considerado justo ese empate, pese a la culpa que tuvo “El Pulpo” con el disparo de Franklin.

En otro duelo, el VCP derrotó 3-2 al Diriangén, equipo que estuvo al borde de ser goleado, pero reaccionó a un 3-0 adverso construido por el cañoneo de Darwin Ramírez (13), Jonathan Loáisiga (65) y Adrián Morales (69), con las anotaciones de Marcos Román, a los 73 minutos, y Miguel Potes a los 80, de penal.

Así que la lucha por la cima sigue concentrada entre Estelí y Ferreti.