•   JUPITER, Florida  |
  •  |
  •  |
  • END

Hace un año atrás, el pitcheo abridor de los Cardenales llevó al conjunto a ganar 91 juegos. Al acercarse el comienzo de la temporada del 2010, parece que San Luis gozará de nuevo de una rotación formidable, pero también hay interrogantes.

Según las predicciones, los Cardenales serán campeones de la División Central de la Liga Nacional por un margen amplio, pero para lograrlo necesitarán más producción ofensiva que en el 2009.

Los bateadores de San Luis produjeron 730 carreras el año pasado para terminar en el séptimo lugar en la liga en esa categoría. Una de las interrogantes que enfrentan los Cardenales de cara a la temporada del 2010 es sobre qué pueden esperar de su lineup.

Los Cardenales firmaron de nuevo a Matt Holliday y contarán con su bate durante toda la temporada. Dejaron ir a Rick Ankiel y lo reemplazarán con un bateador dentro de la organización. También dejaron que Mark DeRosa se fuera por medio de la agencia libre, pero firmaron al boricua Felipe López para que ocupe su lugar.

“Creo que vamos a tener un orden ofensivo muy profundo”, dijo el manager Tony La Russa. “Eso te da la oportunidad de anotar durante el partido contra todo tipo de pitcheo. Pero todo está en papel por ahora. Hay que hacer que funcione”.

Se espera que tres de los bateadores de los Cardenales dupliquen su producción. El dominicano Albert Pujols viene de una de las mejores campañas de su carrera aunque ésta no fue muy diferente a años anteriores. Ahora estaría en mejores condiciones físicas tras haber sido operado del codo derecho durante el invierno.

El receptor boricua Yadier Molina también ha sido consistente durante los últimos dos años y todo parece indicar que el intermedista Skip Schumaker no va a aportar ni más ni menos que en las dos temporadas anteriores las cuales fueron idénticas. Se espera que su promedio sea aproximadamente de .300.

En cuanto a la tercera base, sería casi imposible tener menos producción ofensiva proveniente de esa posición que en 2009. La temporada pasada los antesalistas de los Cardenales tuvieron promedios de .229, .292 y .369. La mejoría sería menos dramática en el jardín central y el derecho. Colby Rasmus comenzó su temporada de novato con el pie derecho pero una hernia entorpeció su desarrollo en la segunda mitad de la temporada. Se espera que mejore ahora que está sano y tiene más experiencia.

Los Cardenales necesitan que su ofensiva responda en el 2010 y hay motivos de sobra para pensar que así será. Aún faltan varias semanas para el comienzo de la temporada y suelen haber lesiones, pero de lo contrario el conjunto está en posición de gozar de una ofensiva renovada.