•  |
  •  |
  • END

Nunca vine a Buenos Aires y son poquitas horas las que tengo ahora. Por eso quiero volver, porque es una gran ciudad y para poder ver fútbol. Quiero tratar de entender por qué no les fue bien en los últimos mundiales. Soy un admirador del fútbol argentino, de su enorme técnica y también de su mentalidad ganadora... Me acuerdo de mi debut en el derby de Milán: “jugué contra Passarella y nuestro primer contacto fue un codazo de él en mi cara”. Ruud Gullit cierra la frase con una carcajada. Ni muy estridente ni demasiado impostada. La medida justa como para dar cuenta de que, a los 47 años, este nuevo rol (luego del de jugador -crack absoluto del Milan de Sacchi y Capello- y del de entrenador -ya sin tanto éxito-) le sienta a la perfección: embajador itinerante de la candidatura conjunta de su Holanda y de Bélgica para organizar el Mundial del año 2018.

-Messi es un gran jugador, gambetea y con lo pequeñito que es resulta casi imposible agarrarlo. Es un placer verlo. Pero a mí me gusta más Cristiano Ronaldo. Me parece el más completo de todos...

-Pregunta obvia: ¿por qué en la Selección argentina no se puede ver al mejor Messi?
-Sí, sé que es una gran preocupación para ustedes, pero es algo simple. En la Selección no juega con el mismo sistema que en el Barcelona y con jugadores muy diferentes. En Argentina, Messi no es el problema, sino los futbolistas que juegan detrás de él, los que tienen que alcanzarle la pelota.

-¿Qué jugador te gusta además de Messi?

-Tienen muy buenos delanteros, pero a mí el jugador que me gusta y del que pocos hablan es Javier Zanetti. Yo amo a Zanetti: nunca se lesiona, juega en todos lados, es confiable, trabaja al 110%... Es el jugador ideal para el entrenador, el hombre en que uno puede confiar, el que para mí, si fuera su director técnico, sería la conexión con el resto del equipo.

-¿Y Maradona?

-Maradona fue el mejor jugador que vi en mi vida. Y fue el que más me inspiraba al enfrentarlo. En los Milan contra Nápoli, él motivaba a su equipo para que jugaran al 110% de sus posibilidades.

-¿Cómo lo ves en su función de seleccionador?

-En Holanda se hizo lo mismo con Van Basten y con Rijkaard, darles la selección sin mucha experiencia, y les fue relativamente bien. Maradona, aunque sea con problemas, se clasificó al Mundial, lo logró. Y en la Copa puede pasar cualquier cosa. Yo esperaría... El problema cuando uno pasa a dirigir a un equipo es hacer rápido la transición en tu cabeza, de jugador a entrenador. Lo más difícil cuando estuviste al más alto nivel, como Maradona, es entender que tus futbolistas no ven lo que vos ves. Diego fue un genio y toda su vida estuvo tres jugadas adelantado al resto. La mayoría de los jugadores que él dirigirá toda su vida no tendrán esa habilidad, algunos pocos quizá verán dos jugadas antes... Entonces él debe retroceder y pensar cómo pensarían sus jugadores. Es un proceso que requiere un aprendizaje y el aprendizaje se logra dirigiendo. Aunque no sé si acá están dispuestos a darle ese tiempo para que aprenda...