•   AS Deportes  |
  •  |
  •  |
  • END

“Habría sido mejor que Kaká viniera aquí con nosotros. Nuestro juego es perfecto para él. No soy yo el que compra los jugadores, pero, si así fuera, le habría fichado enseguida”, comentó Dani Alves, el jugador del Barcelona en ‘La Gazzetta dello Sport’.

El futbolista brasileño, defensa lateral del Barcelona, cree que su compatriota Kaká se equivocó al fichar por el Real Madrid y que habría hecho mejor marchándose del Milán al club catalán, donde, según él, se lleva a cabo un juego menos individual y más de equipo.

En una entrevista que publica hoy el diario deportivo italiano “La Gazzetta dello Sport”, Alves no escatima en críticas hacia el eterno rival de su equipo, un Real Madrid que ha recibido, según él, una “buena lección” con la eliminación de la Liga de Campeones por un “exceso de seguridad”.

“Creo que (Kaká) se ha equivocado de equipo. En otro lado las cosas le habrían ido mejor. Estaba acostumbrado a una cosa y en el Madrid ha encontrado otra: un vestuario con mucha gente de gran peso que al final se come tu espacio. En el Milán el equipo jugaba para él”, comenta el defensa azulgrana.

“En el Madrid no es así -añade-. Se han comprado muchos jugadores importantes. Uno le quita espacio al otro. Kaká no está jugando en la posición que más le gusta y se le impone. Las cosas se complican y aún más si los compañeros destacan más que tú. La presión aumenta, se hacen comparaciones y Kaká sale perjudicado. Pienso que le costará imponerse. Su posición en el campo no es la más adecuada.

Alves cree que en la selección de Brasil todo es más fácil para su compatriota, porque allí se juega “como un colectivo, algo que sucede también en el Barcelona, pero no en el Real” Madrid. “Habría sido mejor que viniera aquí con nosotros. Nuestro juego es perfecto para él. No soy yo el que compra los jugadores, pero, si así fuera, le habría fichado enseguida”, apunta.

Y sobre la eliminación del conjunto blanco de Liga de Campeones ante el Lyon, el brasileño habla de lecciones a tomar y del “estímulo” que supone para el Barcelona ganar el título europeo en la final en el estadio Santiago Bernabéu de Madrid, ahora que el camino está algo más despejado.