•   AFP / END  |
  •  |
  •  |
  • END

El japonés Keisuke Honda sirvió un gol y marcó otro, para darle al CSKA Moscú su primera incursión en cuartos de final de la Champions.

El CSKA de Moscú hace historia al clasificarse por primera vez para los cuartos de final de la Liga de Campeones después de ganar por 2-1 en el campo del Sevilla español, equipo que otra vez, como hace dos temporadas, se quedó con la miel en los labios de meterse entre los ocho mejores del continente.

La formación andaluza se encontró con un rival que entendió muy bien el partido, pese a que traía la eliminatoria casi perdida de la ida, mientras que el Sevilla sólo puso derroche físico, algo insuficiente en la máxima competición europea de clubes.

El Sevilla salió al terreno con la ventaja que le daba el empate a un tanto de hace dos semanas en Moscú y que el 0-0 inicial le clasificaba, pero, de entrada, esa circunstancia no hizo especular a los locales con el resultado.

A los tres minutos, en la primera ocasión que funcionó la banda derecha por donde entra Jesús Navas, el internacional sevillano dio un magnífico pase al área chica que enganchó el brasileño Luis Fabiano, pero su disparo a quemarropa lo interceptó de manera milagrosa el meta ruso Igor Akinfeev.

El CSKA tuvo claro que debía marcar para llevarse la eliminatoria y atacó mucho, sobre todo por la banda izquierda. Ese empuje también sirvió al Sevilla para intentar el contragolpe en espacios libres que encontró en la defensa adversaria, pero lo que más imperó fue el respeto entre ambos conjuntos.

De este intercambio de golpes, salió primero beneficiado el CSKA, cuando en el minuto 38 una buena acción de Keisuke Honda, dejó el balón claro para que Tomas Necid, con precisión, se la pusiera imposible a Palop por bajo y ajustado a la cepa de un poste.

Dos minutos tardó el equipo de Manolo Jiménez en equilibrar el choque, con un tanto por bajo del argentino Diego Perotti ante la salida de Akinfeev, gol que empataba el encuentro, pero también la eliminatoria, por lo que quedó todo abierto para la segunda mitad.

Jiménez dio entrada desde el inicio del segundo período Frederic Kanouté en lugar de Diego Capel para dar más fuerza a la delantera andaluza y fue el malí, junto con Perotti, los que no llegaron por poco a un medido centro de Jesús Navas en lo que pudo ser el 2-1.

La respuesta visitante llegó muy poco después, pero en esta ocasión sí se tradujo en gol, en un saque de falta que lanzó Honda y al que no supo responder Andrés Palop al resbalársele el balón de las manos.

Se habían cumplido diez minutos de la reanudación y el Sevilla ya estaba obligado a marcar dos tantos ante un rival bien plantado que quiso tocar mucho el balón para que el tiempo corriera a su favor.