•  |
  •  |
  • END

El tricampeón mundial Erik “Terrible” Morales no se ve para nada preocupado por su retorno al ring el próximo 27 de marzo en México, ante el ex monarca de la AMB de los pesos ligeros, el nicaragüense José “Quiebra Jícara” Alfaro.

Desde ahora está hablando, en su campo de entrenamiento en Otomí, de los rivales que le gustaría enfrentar y ya tiene en la mira al boricua Miguel Cotto y a su compatriota Juan Manuel Márquez, pero fue claro al asegurar que le gustaría encontrárselos en 144 libras.

Morales expresó que la confianza que tiene en ganarle al nica es total. “Primero Dios me va a ir muy bien, y se le va a quitar la mala idea a la gente de quedarme sentado en casa”. Quiere demostrar que aún queda mucho de aquel púgil que tanto impacto causó por su ferocidad y calidad, a pesar de que tiene dos años de estar fuera del ring.

Tras esta pelea, sus intenciones son meterse de lleno en los pesos intermedios porque “ahí no hay peleadores espectaculares, y ustedes lo saben”.

El mexicano ahora se ríe de cuando estuvo pesando más de 200 libras. Pero con la preparación que logró, dice Morales que se olviden de la posibilidad de que no marcará las 144, el peso en el que está pactado el combate contra el “Quiebra Jícara”.

“Después del 27 de marzo me van a tener que voltear a ver, quieran o no. Verán cómo he asumido este retorno con la ansiedad que tuve en años atrás”, expresa el tricampeón en una clara amenaza de lo que le podría tocar al pinolero esa noche.