•   GOODYEAR, Ariz. / ESPN.  |
  •  |
  •  |
  • END

Aroldis Chapman no ha sido alabado ni promocionado en exceso, ni tampoco sobrestimado. Tal y como se anunció, el cubano parece valer cada centavo.

Chapman hizo su primera salida de la primavera el miércoles para los Rojos de Cincinnati en el Goodyear Park. El espigado zurdo trabajó por espacio de tres entradas en contra de los Cerveceros de Milwaukee, y siempre que no estaba enfrentando a Rickie Weeks, el cubano lució perfecto.

La jornada para Chapman comenzó de manera inesperada con un cuadrangular de Weeks por todo el jardín izquierdo-central abriendo el juego. "Cometí un error con cuenta de 3-2 y le pasé la bola por el centro del plato", dijo Chapman a través de su intérprete Tony Fossas, un ex relevista de Grandes Ligas y actualmente coach de pitcheo de Ligas Menores con la organización de los Rojos.

Pero este tropiezo en el arranque fue la excepción, no la regla para Chapman. El cubano de 22 años dominó a los siguientes ocho bateadores que enfrentó antes de que Weeks lo forzara a otorgarle el pasaporte con dos outs en el tercer episodio. Al final de la jornada, Chapman cedió un solo imparable, una carrera y una base por bolas, todo eso gracias a Weeks, pero eso fue todo, mientras que abanicó a cinco oponentes. El zurdo hizo 45 pitcheadas, 29 para strikes. Terminó sin decisión en la derrota de los Rojos por 5-2.

Chapman utilizó en su mayoría la recta y el slider, registrando consistentemente las 98 mph con su recta. En contra de casi cada bateador excepto Weeks, el zurdo mostró un comando admirable, y sus lanzamientos también mostraron constante movimiento.

Viendo a Chapman en acción, mientras estaba sentado detrás del plato, no hubo duda de que los 3,561 aficionados reunidos en el Goodyear Ballpark estaban disfrutando de lo que veían. Milwaukee tenía a casi todos sus mejores hombres en el lineup, excepto por su primera base estelar Prince Fielder, quien no estuvo disponible para enfrentar al aclamado prospecto cubano. Durante un periodo, Chapman abanicó a cinco de seis bateadores y lució casi imbateable.

La entrega de Chapman al plato es un movimiento tan natural que no aparenta la velocidad que genera en sus lanzamientos. El zurdo tiene una estatura de 1.95 metros (6.4 pies) y 185 libras de peso, pero luce mucho más ligero que eso. Sus brazos son largos, y entre su gran estatura y su velocidad, sus lanzamientos parecen llegar al plato casi instantáneamente.

En total, el cubano ha lanzado siete entradas en tres apariciones esta primavera, tolerando una carrera en cuatro hits con dos pasaportes, mientras que ha conseguido 10 ponches.

La única interrogante ahora para Chapman esta primavera es si abrirá la temporada con los Rojos o en las menores. Chapman es candidato para quedarse con el rol de quinto abridor en la rotación de Cincinnati. Los Rojos pueden ser lo cautelosos que deseen con el desarrollo de Chapman, pero está claro que no encontrarán a otro quinto abridor con la clase de talento del cubano. Su integración a la rotación de los Rojos, buena salud de por medio, es sólo cuestión de tiempo.