•  |
  •  |
  • END

Veinte años después, Davis Hodgson escucha el mismo lamento en Juegos Centroamericanos. Aquellas derrotas ante El Salvador y Cirilo Errington, en Tegucigalpa, son cicatrices en nuestro orgullo, y de alguna manera se busca taparlas.

A Davis le tocó sufrir esa amargura, cuando más confiábamos en la victoria. Y lo terrible fue que no se jugó al ciento por ciento y se perdió dos veces contra los salvadoreños. Dolió ver que se llevaron la medalla de oro.

“No quisiera retocarlo, pero hubo una situación no grata. Se le inculcó a los peloteros que no tenían que darla toda… Hubo una campaña para que fuera el equipo de la Costa reforzado y la Feniba no aceptó. Después de tanto tiempo podemos decir que los jugadores no dieron el ciento por ciento en ese evento. No lo dieron porque mentalmente no estaban preparados para darlo, y segundo, porque menospreciamos al contrario por todas las cosas que habíamos escuchado”, dijo el mentor.

“Y sobre ese error, le planteamos a los peloteros que esto hay que verlo con seriedad. Hay una situación que nos favorece en este caso, y es que los dos eventos que habrá en Puerto Rico, los Centroamericanos y del Caribe, en julio, y el Premundial en octubre, son un incentivo para echarla toda, porque si no rendís aquí, no creo que la federación te va a tomar en cuenta para la Selección que va a ir a Mayaguez, en el mes de julio”.

Hodgson coincide con que el objetivo principal en los Centroamericanos es Panamá, que es la otra gran potencia beisbolera de la región, y admite que nos superan por el número de peloteros firmados. Y como anfitriones, no sería extraño que consigan permisos especiales para algunos prospectos.

“Aquí no se podía quedar con los brazos cruzados, había que convocar a los mejores peloteros para tener posibilidades reales para aspirar a ganarle a Panamá. Eso no quiere decir que estás obligado, más cuando hagás la evaluación de qué equipo presenta en el terreno y qué podemos presentar nosotros”.

Por eso están los mejores jugadores, tanto en calidad como experiencia… Ya está definido el infield, que es muy versátil. Ofilio Castro será el short, Edgard López en segunda base, Jimmy González en tercera. Mario Holmann sería el suplente del infield. En los jardines, Esteban Ramírez, Renato Morales y Justo Rivas. Atrás quedarían Juan C. Urbina, que se convierte en el aspirante principal para designado, y Mark Joseph, que puede ocupar otros roles. Adolfo Matamoros es el receptor titular.

Los cuatro abridores serán Diego Sandino, Julio Raudez, Armando Hernández y Gonzalo López. El orden lo haremos una vez que se conozca el calendario, y de acuerdo con las características de los equipos rivales.