•  |
  •  |
  • END

Joe Torre encontró dos palabras para describir al líder de la rotación de los Dodgers en este 2010. La tarde del jueves las pronunció audazmente y el viernes a los aficionados aún les zumbaba la decisión. El sábado apenas pude preguntarle: ¿Vicente Padilla? “Sí”, dijo Joe Torre. “Vamos, ¿cómo es eso?”, dije yo.

Padilla ha sido seleccionado como el pitcher del día inaugural, y sé que es solamente un juego, uno entre 162, un truco de abril que ya estará olvidado en mayo. Abrir el primer juego de la temporada es como poner una casa de campaña o plantar una bandera, donde nacen las esperanzas de la temporada que se avecina. ¿Lo es Vicente Padilla?, un Dodger de 2 meses con un expediente de 98-85 y 4.46 en su carrera.

La última vez que vimos a Padilla concedía seis hits en tres entradas en la derrota de 6-4 de la serie de campeonato ante los Filis. Su presencia como el abridor de ese juego también produjo algunas maldiciones con la oferta de los Dodgers de buscar un as año con año. De igual forma que en 2009, la historia se repite en el 2010, la búsqueda un líder de staff. “No significa que es el número uno, teníamos que alinearlos de cierta manera y decidimos. No lo vemos como si fuera un as, yo lo miro como que tenemos cuatro lanzadores de calidad”, comentó Torre.

Y agregó: “No está del todo mal”. Él suena tan extraño como si un entrenador de fútbol tuviese dos estrategias con su mariscal de campo y en realidad no tiene nada. Los Dodgers deben comenzar a profundizar sobre su necesidad de protegerse con un líder y no tener que llegar a octubre por segundo año consecutivo y aprender la lección. Puedo asegurarles que llegarán a las postemporada y Padilla no será ese líder.

Los Dodgers realmente creen que Clayton Kershaw está listo para ser el as. Después de todo, Torre le dio la bola en el estadio de los Dodgers al comienzo del año pasado.

¿Por qué no darle la bola ahora? Torre lo dijo, su edad de 22 años o su efectividad de 4.95 en la serie de post temporada. “Quisimos anunciarlo, pero preferimos que abriera nuestro primer partido en casa. Es más distinción hacer eso que lo primero”, dijo Joe Torre.

¿Y qué pasa si los Dodgers van a su estadio con el balance adverso después de sus primeros seis juegos fuera de casa? Las banderas de recibimiento no tendrán mucho colorido. El sonido de bienvenida no será tan ruidoso. Si los Dodgers hubiesen creído que Kershaw sería su número uno, ellos le hubiesen dado la bola el 5 de abril en Pittsburgh. Igual sería el caso con Hiroki Kuroda o Chad Billingsley. Los tres brazos han estado bien en el spring y Padilla tiene 6.28 en cuatro salidas.

“No muchos equipos tienen cinco abridores de calidad, pero eso no significa que no podamos mejorar. Podemos hacer cambios. Lo bueno de todo esto es que solo se trata de la apertura del primer día y del roster de apertura”, dijo el Director General del equipo, Ned Coletti. Así que, abre Padilla y a jugar pelota.