•  |
  •  |
  • END

Él no tiene la culpa. Hemos sido nosotros --sus permanente creyentes-- los fabricantes de ilusiones alrededor de ese potencial supuestamente exuberante año tras año. Ocurre siempre cuando se pone en marcha la temporada, ya sea con los Filis, los Rangers y ahora con los Dodgers. Y es que Vicente Padilla, colocado debajo de la lupa de la observación, rápidamente da la impresión de ser un posible ganador de más de 15 juegos.

Hay algunas señales sobre eso: Lo hemos visto acercarse a un no hitter, dominar a grandes bateadores en momentos cumbres, superar a ganadores de Cy Young en atractivos duelos, estar en un Juego de Estrellas, brillar en una postemporada con dos faenas memorables, registrar tres veces 14 victorias y otra 15, ser diagnosticado como un hombre duro en la colina.

Cierto, ha pasado el tiempo y no se ha establecido como un factor de seguridad, pero sigue siendo una opción, tan es así que Joe Torre lo ha designado encima de Kershaw, Billingsley y Kuroda, mimados de los analistas en Los Ángeles, como abridor del primer juego de la temporada, hoy a las 11:30 de la mañana contra los Piratas.

Una vez más, pienso que Vicente se acercará a las 18 victorias, un pronóstico fallido por años, pero voy a insistir, porque lo creo, porque ha conseguido la madurez requerida, y porque considero estará respaldado por el equipo apropiado, como lo son estos Dodgers con bateo fluido y potente, seguro fildeo, suficiente capacidad de producción y un buen bullpen encabezado por Jonathan Broxton.

Los Dodgers vienen de conseguir dos banderines consecutivos en el hoy respetable Oeste de la Liga Nacional, con Rockies y Gigantes amenazantes, y Arizona fortalecido con el retorno de Brandon Webb y la adquisición del zurdo Edwin Jackson, ganador de 27 juegos en las dos últimas campañas, también en pie de guerra después de un catastrófico hundimiento en 2009 reducido a 70 triunfos.

Padilla inicia hoy en Pittsburgh una batalla tan larga como las del Peloponeso, por prevalecer en la rotación de los Dodgers. Atravesando por un año de contrato, estará muy motivado para regresar con su brazo mejor valorado al mercado de agentes libres, y eso sólo lo conseguirá alcanzando un excelente rendimiento.

Pese a todo lo accidentado que fue 2009, con un buen rato sin hacer nada, Vicente ganó 12 y perdió 6, confirmando ser un pitcher de gran rendimiento en gira, razón por lo cual lo hará en Pittsburgh y en Miami. Su rival Zach Duke fue bombardeado por los Tigres el miércoles con 9 cohetes que le fabricaron 8 carreras, deteriorando a 6.27 su efectividad. Ganadores de sólo 62 juegos en el 2009, su peor temporada en los últimos cinco años, los Piratas podrían alinear a Akinori Iwamura en segunda, Andrew McCutchen en el center, Garret Jones en el right, Ryan Doumit –que acaba de conectar su primer jonrón del spring- cuarto bate y catcher, Lastings Milledge left fielder, Jeff Clement en primera, Andy LaRoche en tercera, y Bobby Crosby en el short. Ninguno de ellos mete-miedo después de ocupar el lugar 28 en el ranking ofensivo, entre los 30 equipos de las mayores.

¿Mas de 15 triunfos este año? ¡Ahora sí Vicente!

dplay@ibw.com.ni