•  |
  •  |
  • END

Apunten el primer round para los críticos de Vicente Padilla en Los Ángeles. Ciertamente, en ningún momento frente a los Piratas, el derecho pinolero ganador de 98 juegos, pareció ser un jefe de staff. Después de cuatro entradas y un tercio, descontrolado y aturdido, estaba fuera del escenario con siete carreras limpias permitidas consecuencia de tres bases, dos golpes y seis cohetes, entre ellos dos dobles y dos jonrones disparados por el zurdo Garret Jones, hacia rincones diferentes. ¡Diablos!, terremoteado, masticando la derrota y con 14.54 en efectividad, posiblemente él quería que se lo tragara la tierra.

Con Padilla sumergido en un oleaje de dificultades, los Dodgers debutaron perdiendo 11 por 5, frente a estos Piratas supuestamente indefensos, condenados por los expertos al último lugar del sector central en la Liga Nacional.

Calma, es apenas su inicio. La temporada de 162 juegos no es una competencia para sprinters sino un maratón para fondistas, así que, no nos atormentemos creyendo escuchar sirenas de alarma, que tampoco están sonando a la orilla de Josh Beckett y C. C. Sabathia, aunque es natural precipitarnos hacia la preocupación, porque Padilla ha sido, es y sigue siendo nuestra única esperanza monticular en la Gran Carpa, y lo consideramos con el suficiente armamento para ser exitoso.

¡Cómo dolió verlo salir de la colina ayer!. Su imagen en la pantalla de mi computadora, era estrujante. Los Dodgers le habían proporcionado una estimulante ventaja de 2-0 en el propio inicio del juego, pero en el cierre, base a Iwamura, y el jonrón de 461 pies de Jones hacia la tribunas derechas, borró esa diferencia y mordió la confianza de Padilla, que finalmente erosionó.

Vicente siempre estuvo bajo presión. En el segundo inning, hit de Jeff Clement, golpe a LaRoche y error del catcher Martin, llenaron las bases sin out. ¿Qué les parece?. El nica salió ileso por un doble play sacando out en el plato y en primera, y un largo batazo de Iwamura a los bosques.

En el tercero, el segundo jonrón de Jones y doble de Doumit; en el cuarto sólo un hit de Cedeño seguido de robo para colocar hombre amenazante con dos outs, y el derrumbe del quinto episodio con golpe abridor a McCutchen, robo de segunda con un out, base a Doumit, doble impulsador de Milledge y boleto intencional a Clement. Entre los escombros de un pitcheo confuso, Joe Torre envió a Ramón Ortiz a las brasas, y después de sacar el segundo out, un doble del emergente Ryan Church, limpió las bases y hundió a Vicente.

En el primer inicio de temporada en la carrera que empezó en 1999, Vicente Padilla fue desarmado por estos Piratas de muy discreta ofensiva, que en el 2009 fueron los que anotaron menos carreras de los 30 equipos en acción. Nos dolió eso por supuesto, pero es muy temprano todavía para alarmarnos. Ahora, sólo queda esperar qué puede ofrecer frente a los Marlins el fin de semana en Miami, un reto más exigente por tener que enfrentar a bateadores del calibre de Hanley Ramírez, Dan Uggla y Jorge Cantú.


dplay@ibw.com.ni