Edgard Tijerino
  •  |
  •  |
  • END

dplay@ibw.com.ni
Aunque ya están elaborando un súper póster para instalarlo en Times Square, y en el sector de Queens todos se encuentran haciendo fila tratando de obtener boletos para los Play Offs de 2008, Johan Santana todavía no es un pitcher de los ansiosos Mets, que no han dejado de sangrar desde el estrepitoso derrumbe que los sepultó como Pompeya en el último septiembre.

Calma amigos, hay que esperar todavía, como siempre ocurre frente a las grandes expectativas. El formidable zurdo que todos los equipos quisieran tener, puede utilizar su poder de vetar la negociación que le permitió a los Gemelos obtener a cuatro prospectos (el outfielder Carlos Gómez y los lanzadores Kevin Mulvey, Philip Humber y Deolis Guerra) a cambio de soltar la escopeta del venezolano.

Santana, quien sería agente libre al caer el telón en la temporada de este año, dejando a los Gemelos o Mets con las manos vacías, espera garantizar una extensión de contrato superior a los cinco años y con una cifra próxima a los 25 millones. Los Mets tienen de plazo hasta las cinco de la tarde del viernes para tomar una decisión sobre eso, algo que podría ocurrir hoy.

¡Diablos! Con lo propenso que son los pitcheres a lesionarse, presionados por un riesgo que se agita en cada esfuerzo de codo y hombro, asegurar más de cinco años y por esa cifra, equivale a meterse en el pozo de la inseguridad. La gerencia de los Mets, naturalmente se rasca la cabeza.

En estos momentos todo le favorece a Santana. Conociendo el interés mayúsculo que tienen Yanquis y Medias Rojas, no tanto por tenerlo como por evitar verlo funcionar en el engranaje enemigo, el zurdo puede rechazar la negociación Gemelos-Mets, rectivando esa guerra en el Este de la Liga Americana, mientras se acerca el mes de julio para regresar al ojo del huracán, o concluye la campaña y entra al mercado de Agentes Libres.

Eso sí, viniendo de lo que se considera una “mala campaña” para alguien de su calibre (15-13 con 3.33 a lo largo de 219 entradas, ponchando a 235), Santana necesita estar lo suficientemente tranquilo y motivado para continuar impactando y hacer crecer sus exigencias en el mercado. De continuar con los Gemelos en medio de una agobiante incertidumbre, puede verse perjudicado.

Los Mets lo necesitan en carácter de urgencia. Colocarlo al frente de una rotación que incluye a Pedro Martínez, John Maine, Oliver Pérez y Orlando Hernández, con Mike Pelfrey detrás, evolucionando, les concede ventaja en el difícil Este de la Liga Nacional.

Para ellos, Santana es una joya, de esas que sólo pueden verse en las vitrinas de Tiffany´s en la quinta avenida, y parecen estar dispuestos a abrir las cajas fuertes que sean necesarias por no dejarlo escapar.