Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

Se habló de algunas dificultades que enfrentaban futbolistas pinoleros, becados y seleccionados, en Brasil. Eso provocó que Julio Rocha aterrizara lo más pronto posible en el territorio de las controversias para conocer los detalles y elaborar un diagnóstico.

¿Qué hay de cierto sobre problemas que estaban creciendo?, le preguntamos.

“Hablé con la gente del proyecto que nos permitió enviar a jugadores aprovechando becas y también a los seleccionados nacionales para someterlos a una interesante etapa de fogueo. Puedo decir que se ha llegado a un entendimiento: los becados están claros de que fueron a aprender, y los seleccionados a conseguir la mejor forma posible. Ésos eran los objetivos fundamentales”, apuntó el dirigente.

“No pueden abrir espacios en un fútbol tan competitivo como el brasileño, y de eso, suponía, estaban conscientes los becados. Tampoco se podían tener pretensiones en lo referente a resultados, pero estar en acción contra niveles superiores tenía su utilidad en vista de las facilidades ofrecidas”, agregó.

“Sí, se presentan diferentes inconvenientes, pero, ¿qué es fácil buscando cómo progresar? Hay que sacrificarse y fajarse aprovechando oportunidades. Pienso que todo quedó claro y que cada uno sabe el papel que juega en este operativo”, dijo el Presidente de la Fenifut mientras se acerca el compromiso con Antillas Holandesas.