•  |
  •  |
  • END

Wilton Aristides Sevilla López soltó disparos, con el necesario veneno, para cegar los maderos de la artillería de los Marlins y proyectó ayer a los Astros a una victoria con pizarra de 5-4 en el Minute Paid Park de Houston.

Para el carabinero leonés representa su primer éxito en Grandes Ligas. Pero no sólo eso, sino que es la recompensa a su perseverancia durante los últimos años. Él subió esta temporada al equipo en sustitución del dominicano Samuel Gervacio, quien sufrió una lesión en su brazo de lanzar.

Sevilla apareció, en el sexto episodio en la colina, en relevo de Bud Norris y con Houston abajo en el marcador 4-2. Su primer oponente fue Jorge Cantu, quien elevó al jardín central.

Dan Uggla lo recibió con metrallazo al bosque izquierdo, pero de inmediato el nica sacó a relucir su temple y gama de variedad de pitcheo para obligar a John Baker a roletear a las paradas cortas, adecuado para una dulce, placentera y emocionante doble matanza.

Houston brindó una señal de apoyo al esfuerzo de Aristides con una carrera en la parte baja de esa entrada, coronada por incogible del panameño Carlos Lee. Con un panorama diferente, el pinolero atacó con determinación a sus rivales.

Cody Ross fue ponchado sin tirarle, Gaby Sánchez elevó al central y el emergente Brett Carrol terminó silenciado por la vía de los Strikes. Esa labor fue suficiente motivación para los cañoneros de los Astros, que atacaron al pitcheo del relevista Burke Badenhop con ferocidad.

Pedro Félix pegó imparable por el campo corto y avanzó a la segunda por envío descontrolado. El japonés Kazuo Matsui se apuntó un hit en rola por la primera base y la mesa quedó servida para que el emergente por Sevilla, Geoff Blum, conectara triple empujador de dos valiosísimas carreras.

Ahora Aristides en 4 partidos resume 1-0 en registro, 6 innings, 8 imparables, un jonrón, una base, 5 ponches y su efectividad se movió de 6.75 hasta 4.50.

Por su parte Everth Cabrera se fue en blanco en tres turnos, con un ponche y una base, pero aún así tuvo gran incidencia con las dos carreras remolcadas en la victoria 5-2 de los Padres contra los Gigantes de San Francisco ayer en el Petco Park de San Diego.

Cabrera empujó a Óscar Salazar en la parte baja del segundo inning mediante bases por bolas con las bases llenas. Después en el sexto realizó un toque de pelota magistral que le permitió a Tony Gwynn pisar el pentágono desde la antesala.

Everth resume en 14 partidos promedio de 214 puntos, 12 metrallazos (3 dobles y un triple) en 56 visitas al plato, empuja 9, se poncha 16 veces y recibe 5 bases.

La victoria de San Diego se la apuntó Jon Garlan (1-2) y perdió Todd Wellemeyer (0-3). Adrián González descargó su tercer vuelacercas de la campaña.