•  |
  •  |
  • END

El título es obligado, porque Vicente Padilla salta hoy a la trinchera escopeta en mano, para enfrentar a los Rojos de Cincinnati en busca de su triunfo 100. Después de una trayectoria de 10 años, el derecho pinolero de meteórico ascenso por las menores en aquel 1999, cuando pertenecía a los Cascabeles de Arizona, y se hacían cálculos sobre proyecciones que resultaron fallidas, ha ganado 99 juegos con 86 reveses.

Denis Martínez se metió ruidosamente en la reducida lista de ganadores de 100 en cada liga, pero Padilla, a estas alturas, todavía un pitcher intrigante, no tiene esa pretensión. No con un promedio de 10 triunfos por temporada y con 33 años de edad registrados. ¿Ustedes creen que podrá extender su utilidad hasta los 45 años? Eso parece poco probable.

Reaccionando a dos inicios preocupantes contra Piratas y Marlins, perdiendo un juego y siendo sacado del hoy en el otro, Vicente derrotó a los Gigantes con pitcheo de 4 hits y 7 ponches en 7 entradas, para registrar un 8.04 en carreras limpias a lo largo de un recorrido de 15 y dos tercios, abanicando a 15 y cediendo 6 boletos.

Su rival esta noche en Cincinnati, en juego programado para las 5 y 10 de la tarde hora pinolera, es el joven de 22 años Mike Leake, quien debutó como big leaguer la misma noche que Stephen Strasburgh de los Nacionales y Aroldis Chapman, también de los Rojos, lo hacían en las ligas menores, por considerar que necesitaban “algo más” para trabajar en el béisbol de mayor exigencia.

Leake se impuso 3-1 a los Cachorros limitándolos a 4 hits en 6 y dos tercios, sobreviviendo a 7 bases por bolas otorgadas; en su segunda salida no tuvo decisión contra los Piratas en un partido que los Rojos perdieron 4-3, con Leake recorriendo 7 episodios, cediendo 5 bases y ponchando a 3. Aún con esa tendencia peligrosa al descontrol, Leake muestra un 2.63 en carreras limpias, extendiéndose 13 innings y dos tercios, muy cerca de Padilla con una apertura menos.

Con Leake retándolo en la colina de enfrente, y los artilleros Scott Rolen, Joey Vatto, Brandon Phillips, Jay Bruce y Orlando Cabrera, amenazándolo, el nicaragüense, que ha sido golpeado por dos jonrones de Garret Jones, uno de Gaby Sánchez y otro de Pablo Sandoval, intentará enviar otra señal de aliento a los Dodgers.

Con balance de 6-8 antes de la jornada de anoche, los Rojos estaban a tres juegos de los Cardenales, instalados en el cuarto lugar del sector central en la Liga Nacional, en tanto los Dodgers con 6-7 se encontraban a juego y medio de la cima en el Oeste, detrás de los sorprendentes Padres, Gigantes y Rockies.

El equipo de Los Ángeles, con una rotacion supuestamente equilibrada, pero sin liderazgo, necesita lo más pronto posible lo mejor de Vicente Padilla, quien regresará a la Agencia Libre al caer el telón de 2010. Como ocurre cada vez que él pitchea, a cruzar los dedos deseando verlo con el puño en alto.



dplay@ibw.com.ni