•  |
  •  |
  • END

Ese bullpen de los Dodgers es una fábrica de infartos para Joe Torre. Grave en esta época con pocos abridores de largo recorrido como Roy Halladay. Anoche, Vicente Padilla y por supuesto los Dodgers, necesitaban que el pitcheo de relevo respondiera en defensa de esa pequeña ventaja por 5-4 en la recta de los tres últimos innings, pero no fue así, y entre Kuo y Belisario, hundieron estrepitosamente el barco.

Perdieron los Dodgers 8 por 5, y aunque Padilla fue golpeado, sobrevivió apoyándose en el jonrón de Garret Anderson que adelantó a los Dodgers en el inicio del séptimo por una carrera, borrando la desventaja de 4-3, establecida transitoriamente a favor de los Rojos, por un inmenso vuela cercas de Jay Bruce.

¡Qué momento más sostenido por el suspenso el que vivimos en ese cierre del sexto inning con el pitcheo de Vicente al artillero zurdo Jay Bruce! Primero, la bola salida de la mano del pitcher que se elevaba con una lentitud desesperante y que durante su descenso, nunca llegaba al plato; y después el swing de golfista, provocando el gran impacto a la altura de la rodilla y la bola que dibujando una parábola gigantesca, nunca caía en las profundidades del jardín derecho, casi detrás de las tribunas, hasta que lo hizo, volteando la pizarra 4 por 3 a favor de los Rojos. Esta vez, la curva grande de Vicente, que baja a unas 58 millas, fue cazada con precisión y violencia por Bruce.

Después de un inicio alentador para Padilla antes de hacer su primer lanzamiento, beneficiado por ese jonrón de dos carreras conectado por André Ethier, se convirtió en un juego salpicado por las dificultades, metido en la burbuja de lo imprevisible. Un error de Vicente al no poder sujetar el tiro de James Loney sobre batazo de Dickerson, facilitó la primera carrera de los Rojos con fly de sacrificio de Votto, estrechando la pizarra 2-1. A partir de ese momento, la angustia siempre estuvo presente porque el joven Leake supo fajarse buen rato en medio de las incomodidades.

Los Dodgers aumentaron la ventaja 3-1 por hit impulsador de Furcal en el quinto, pero en el cierre, Padilla fildeando no pudo resolver un toque del pitcher Leake, y con un machucón de Orlando Cabrera, Cincinnati se acercó 3-2. El jonrón de Bruce con Phillips circulando, hizo girar la pizarra 4-3, sin embargo, el oportuno estacazo de dos carreras disparado por Anderson regresó al pinolero a la posibilidad de su segundo triunfo, adelantando a los Dodgers 5-4.

Padilla fue retirado después de 6 entradas permitiendo 8 hits, 4 carreras de las cuales 3 fueron limpias, ponchando a , y recortando un poco su efectividad a 7.06 luego de cuatro inicios.

Con ese bullpen de los Dodgers, no basta rezar. Entre Hong-Chih Kuo y Ronald Belisario, incineraron el futuro del juego permitiendo cuatro carreras en el cierre del séptimo, inutilizando el jonrón de Anderson, y los Rojos se impusieron 8 por 5.

Padilla estuvo oscilando entre perder y ganar, y finalmente sobrevivió sin decisión. Su triunfo 100 quedó pendiente.


dplay@ibw.com.ni