•  |
  •  |
  • END

Vicente Padilla necesitaba hacer su propio relevo durante dos gestiones defensivas que lamentablemente fallaron y permitieron a los Rojos fabricar par de carreras, casi “de choña”, como acostumbramos decir desde chavalos, facilitándole a los Rojos mantener la presión recortando distancia en la pizarra.

Abriendo Vicente su faena, en la primera jugada, ese roletazo de Dickerson que obliga a James Loney a desplazarse hacia su derecha en busca de la pelota, y que Padilla tiene que asistir en la inicial buscando el out, es frustrada cuando el tiro de Loney a buena altura pasa debajo del guante del pinolero y el posible out se convierte en hombre circulando que más adelante anota, convirtiendo el 2-0 conseguido por el jonrón de Ethier, en 2-1.

Luego, en el quinto, con el marcador 3-1 a favor de los Dodgers por el hit productor de Furcal, los Rojos colocan dos a bordo con un out, consecuencia de hits consecutivos disparados por Drew Stubbs y Ryan Hanigan, el pitcher Mike Leake tocó por la raya de primera, asistiendo Padilla con prontitud, pero tuvo problemas para conseguir posición de tiro y envió un globo que sacó de posición a Loney obligándolo a despegar el pie del costal. Con Leake safe se llenaron las bases para que el machucón de Cabrera, después del ponche a Dickerson, fuera productivo.

En el jugada por jugada de Sportsline, ustedes van a encontrar en cada uno de esos casos, error de Padilla. De haber sido así la anotación, serían dos carreras sucias, no una, porque en el primer inning, Dickerson anotó, y en el quinto, de ser out Leake, el ponche a Dickerson cerraba el inning y Cabrera no bateaba.

Para remate, Blake DeWitt no realiza el tiro apropiado para un doble play durante el inning de cuatro carreras contra los relevistas “macabros” Kuo y Belisario, y los Rojos se apoderan del juego.

Fallas defensivas, impidieron el triunfo 100 de Vicente, quien estuvo trabajando con rectas que alcanzaron velocidad de 96 millas, preferentemente bajas, combinando bien sus lanzamientos con cambios y curvas, ponchando a ocho, la mayoría desajustados abanicando pitcheos fuera de la zona, pero siendo herido por ese swing de Bruce, luciendo como león hambriento frente a un filete, jonroneando con Phillips en camino, para colocar atrás al nicaragüense 4 por 3.

La mejor ayuda defensiva recibida por Vicente, fue esa atrapada de un raramente diligente Manny Ramírez en el primer inning, sobre batazo de Joey Votto al rincón del jardín izquierdo, impulsador de Dickerson. Ese out, evitó serias complicaciones muy temprano en el juego.

Aunque el nica, que como bateador fue víctima de un gran fildeo de Brandon Phillips en el quinto, robándole un hit y transformándolo en out importante con un hombre circulando en posición anotadora y sólo un out, hizo valer su autoridad ponchando a ocho y llegando a 1,000 en su carrera, el mejor inning que trabajó fue el cuarto, cuando sin agregar “kaes”, utilizó sólo seis lanzamientos para eliminar a Votto, Phillips y Rolen.

¡Ah, si Padilla fildeara, podría haber conseguido su triunfo 100!, diría mi abuelita.



dplay@ibw.com.ni