•  |
  •  |
  • END

El Barcelona mantuvo su posición de líder de la Liga Española sin mostrar el fútbol que le ha merecido tantos elogios, pero resolvió a punta de fortaleza a un Xerez que tuvo para hacer daño, y que al final se conformó con una derrota 3-1, aunque mostrando la garra y buen juego que lo ha caracterizado en la segunda vuelta y que no lo ha salvado de la zona del descenso.

Pero el Real Madrid también pasó muchos apuros con el Zaragoza, y solo gracias a Raúl, que casi cojeando marcó el primero, y a Kaká, de vuelta para reclamar su puesto poniendo el gol de la diferencia, pudieron sacar un triunfo 2-1 que mantiene en suspenso la pelea por el liderato de la Liga Española, con los merengues (86) un punto detrás de los azulgrana (87).

El Xerez perdía 2-0 al minuto 24, con los goles de Jeffrén y Henry, pero al 25, un golazo de Mario Bermejo metió en aprietos a los de Guardiola que evidentemente se estaban guardando para el partido de la Champions contra el Inter, y parece que todavía estaban traumatizados por el revés en Italia.

Ni Messi ni Piqué estuvieron de titulares pero fue necesaria su incorporación –al minuto 52- para que el Barcelona terminara con el sufrimiento, pues el Xerez estaba crecido sin importar el escenario, ni parecía preocupado por el rival que tenía en frente.

Las esperanzas del Xerez se terminaron con el tercer tanto del Barcelona por medio de Ibrahimovic al minuto 56, pero no evitó que salieran satisfechos porque los de Guardiola no pudieron estremecerlos, como ha ocurrido con muchos equipos grandes que llegan al Camp Nau.

En tanto, en la Romareda, el Real Madrid se adjudicó un triunfo 2-1 sobre el Zaragoza, superando un partido que parecía más una batalla campal que un duelo de fútbol.

Solo la casta del icono de los merengue por tantos años, Raúl, y la figura que está gestando su historia con Madrid, Kaká, lograron sacar a los de Pelligrini del atolladero en que se encontraban, pues solo una victoria mantendría la expectativa de pelear el título de la Liga Española.

Para Zaragoza su única estrategia parecían las patadas y codazos para tratar de evitar las intenciones que tenía el Madrid de jugar al buen fútbol. Los tantos de Raúl y Kaká llegaron en el momento justo.

El primero lo hizo al minuto 50, a penas unos segundos después de mostrar cara de dolor por una lesión, y el brasileño puso el gol del triunfo al minuto 82 cuando todo parecía encaminado a un amargo empate de los blancos.