•  |
  •  |
  • END

Este domingo, Justo Rivas llegó al cajón de bateo del estadio Rufo Marín, transformado. Su vista parecía de Águila, sus reflejos se asemejaban a los de un felino y su poder era tan destructivo como la dinamita.

Dos disparos de los lanzadores Sergio Ramos y Jairo Guzmán fueron depositados más allá de la superficie de juego del campo esteliano. Esos vuelacercas de Rivas representaron sus números cuatro y cinco de la campaña y sirvieron para empujar a Estelí a una victoria con pizarra de 7-1 sobre Boaco.

El éxito se lo adjudicó Olman Rostrán (3-1), con labor de 5 episodios de un metrallazo, 2 ponchados y un boleto. Lo relevó Marlin Mejía, que se encargó de tirar las dos últimas entradas del encuentro.

Por los boaqueños, Sergio Ramos (1-2) cargó con la derrota, con labor de 3 episodios, en los que aceptó 5 incogibles y seis carreras. Lo relevó Jairo Guzmán, que también recibió lo suyo. Justo estuvo caliente con el madero y bateó de 3-2, con dos impulsadas. Eddy Talavera 4-2 y Justo Baca de 3-2.

En el segundo duelo los estelianos completaron su operativo y superaron 6-1 a Boaco, esta vez con labor de Juan Dolmus (1-0) que lanzó 5.1 innings, 3 hits, una carrera, 2 bases. Salvamento número ocho de Justo Pérez. Elmer Valle (0-2) fue el derrotado. Eduardo Romero estuvo de 3-2 con dos remolques y Justo Rivas de 3-1 con una impulsada. La serie quedó empatada 2-2.

Por su parte Masaya liquidó dos veces a Chinandega con scores de 7-2 y 4-0, con desempeños monticulares de Arles Zelaya (2-3) y Harold Martínez (2-2). A la ofensiva Yáder Hodgson estuvo encendido al conectar de 4-3 con dos producidas, Renato Morales de 3-3 y Jaime Soza de 6-4.