•  |
  •  |
  • END

Hay un interés burbujeante que nos mantiene pendientes de lo que puede ocurrir esta noche en el cuadrilátero del gigantesco hotel MGM en Las Vegas. El versátil y hasta hoy invencible Floyd Mayweather, enfrenta a Shane Mosley, ese veterano siempre incómodo e imprevisible. No es propiamente un mega-combate, pero tiene más intriga que Pacquiao-Cottley, sencillamente por lo complicado que es Mosley, púgil por cumplir 39 años, con 5 derrotas en 52 batallas y 39 nocáuts.

¿Cómo anda el deterioro después de 17 años entre las cuerdas fajándose con los mejores, tomando todos los riesgos imaginables? Mosley, quien debutó en 1993, acumula mayor experiencia, pero su desgaste físico ha sido mayor que el de Mayweather, y sus contrastes, lo hacen de difícil diagnóstico frente a un rival tan exigente, tal es “el insoportable” Floyd, un arrogante sin gracia, pero estupendo boxeador, capaz de resolver las más difíciles ecuaciones.

Mosley retó a Oscar De la Hoya contra pronóstico y lo derrotó espectacularmente dos veces dejando al mundo del boxeo con la boca abierta; era claro favorito para resolver a Vernon Forrest pero fue severamente golpeado y casi borrado en cada pelea; perdió sin objeción dos veces ante el elástico y certero Winky Wright, viéndose a ratos inutilizado por completo; noqueó dos veces a Fernando Vargas ya bastante deteriorado pero todavía con un golpeo poderoso; fue derrotado por Miguel Cotto en una pelea de alto voltaje, antes de verse desarticulado en su difícil victoria sobre Ricardo Mayorga, y lograr noquear en 9 asaltos al discutido Antonio Margarito en enero del 2009, su último combate.

Es como si Mosley, peleador excitante, hubiera estado viajando en una montaña rusa mientras extendía su carrera. Ahora va contra Mayweather de 33 años, invicto, dueño de variantes admirables, acostumbrado a hacer prevalecer sus combinaciones de golpes y lo suficientemente consistente para recibir. Sin duda, se trata de una pelea atractiva, que según Richard Shaeffer de Promociones Golden Boy, podría hacer saltar hacia las nubes, los resortes motivadores en las ventas pague por ver.

Mosley no ha sido un Bernard Hopkins, que fue envejeciendo como boxeador sin perder su brillo, aunque es obvio que dispone de herramientas estimables, que obligan a concederle chance de sobreviviencia, pero creo que será muy difícil verlo establecerse frente a un rival tan astuto y con recursos como Mayweather, quien puede controlar esa rapidez que siempre lo ha caracterizado, embotellar su mayor experiencia, y volcarse para realizar descargas precisas.

Por supuesto, Mosley puede alterar el sistema nervioso de Mayweather y obligarlo a atravesar por mayúsculas dificultades, pero Floyd logrará establecerse y pisar el acelerador sacándole mejor provecho a las oportunidades que se le presenten.

Si Mayweather, pese a que sólo ha realizado una pelea en los últimos dos años y medio, flaquea frente a Mosley esta noche, y se ve superado en la valoración de las tarjetas, ¿qué es lo que estábamos discutiendo sobre sus posibilidades con Manny Pacquiao?
Me resisto a creer que Floyd sea otro caso como el de Roy Jones, con falso brillo.


dplay@ibw.com.ni

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus