•   SAN ANTONIO  |
  •  |
  •  |
  • END

El regreso de Dirk Nowitzki a los Dallas Mavericks no es ninguna volcada. Podría ingresar en el mercado de agencia libre recargado de superestrellas este verano.

Nowitzki nunca había puesto realmente en duda su permanencia en Dallas, hasta que la temporada de los Mavericks terminó el jueves por la noche con una derrota por 97-87 ante San Antonio Spurs en el Juego 6. Tiene la opción de terminar su contrato este verano, algo que indicó que consideraría después de que los Mavericks fueron eliminados de la primera ronda por tercera vez en cuatro temporadas.

"Obviamente, quería tener unos playoffs largos e ir por mi sueño otra vez", dijo Nowitzki, quien ganará 21.5 millones de dólares la próxima temporada si es que no decide terminar su contrato. "Ahora, obviamente es demasiado escandaloso y demasiado decepcionante. En realidad, aún no he pensado nada sobre mi futuro. Creo que ahora tendré tiempo para pensar algunas cosas y pensar en mis opciones.

"Tendremos que esperar y ver. Como dije, todo está demasiado fresco ahora".

El propietario de los Mavericks, Mark Cuban, se negó a responder preguntas vía e-mail acerca de los comentarios de Nowitzki.

Nowitzki ha dicho en varias ocasiones que ganar un campeonato no sería tan significativo si lo consiguiera con un equipo que no sean los Mavericks. Ha jugado las 12 campañas de su carrera en Dallas, y se ha convertido en la piedra angular de una de las únicas cuatro franquicias que han logrado hilar 10 temporadas de 50 victorias en la historia de la NBA.

Sin embargo, los Mavericks son la única franquicia de dicho grupo que no ha ganado múltiples campeonatos.

Los Mavericks dejaron escapar una oportunidad de oro de ganar un título en el 2006, cuando no consiguieron ganar otro juego tras abrir una serie ante el Miami Heat con una ventaja de 2-0 en las Finales de la NBA. Desde entonces, la única serie de playoffs que los Mavericks han ganado fue en la primera ronda ante un conjunto de Spurs diezmado por lesiones la campaña pasada.

"Aunque me siento muy decepcionado por el equipo, por Mark [Cuban], y por mí mismo, estoy aún más decepcionado por Dirk, porque en gran parte esto se trataba de llevarlo al punto desde el cual pudiera hacer realidad su sueño", dijo el entrenador Rick Carlisle. "La ventana sigue abierta, pero éste fue un golpe duro".