•   ROMA  |
  •  |
  •  |
  • END

Un gol del argentino Diego Milito le dio al Inter de Milán la victoria sobre la Roma, en la final de la Copa de Italia, con lo que el equipo del portugués José Mourinho logró el primero de los tres títulos a los que opta en esta temporada.

Con un planteamiento del partido menos conservador que el de la vuelta de semifinales de la Champions League ante el Barcelona, el Inter conquistó su sexta Copa de Italia e inauguró su particular carrera triunfal, en una temporada en la que también es máximo candidato a ganar el 'Scudetto' y es finalista de la Champions.

De hecho, este éxito del Inter es algo más que la consecución de un título, pues abre las puertas a la victoria en la Liga, ya que el equipo que puede arrebatarle el "scudetto" es precisamente el derrotado, Roma, que parece destinado esta temporada a quedar en segundo lugar por detrás de los "nerazzurri".

Con la Copa Italia en el bolsillo y el campeonato italiano algo más cerca (tiene dos puntos de ventaja sobre el Roma a falta de dos partidos), Inter camina con un paso más firme hacia la final de la Champions League del próximo día 22 en el Santiago Bernabéu de Madrid, ante el Bayern Munich.

La final de esta Copa Italia, la quinta en los últimos seis años que disputaban Inter y Roma, se jugó con un centro del campo en el que prácticamente se dirimían todas las diferencias y un área pequeña en la que se alzaba con el éxito quien sabía definir el contragolpe, romper la defensa rival y evitar el fuera de juego.

Así, Milito fue capaz de robar un balón en el minuto 40 a la defensa adelantada del equipo del técnico italiano Claudio Ranieri y zafarse de varios "romanistas" para terminar encontrando red ante el brasileño Julio Sergio, en una gran definición que fue muy celebrada por los aficionados de Inter desplazados a la capital de Italia.

El argentino ya había avisado cerca del minuto 15 de la primera parte con un gol anulado por un fuera de juego muy discutido por Mourinho, ocasión que llegó poco después de otra gran oportunidad de gol de un compañero, el brasileño Maicon.

A partir de ahí, el partido se volvió cada vez más tosco. En el final del encuentro se registraron incidentes entre los jugadores de ambos equipos.