Edgard Tijerino
  •  |
  •  |
  • END

dplay@ibw.com.ni
Fue necesario extender las conversaciones por dos horas más mientras el puente de Queens sudaba y el metro de Nueva York se detenía en espera del desenlace. A las cinco de la tarde, no había nada claro, y se recibió autorización para alargar las discusiones hasta las siete de la noche.

Finalmente, el zurdo Johan Santana dijo “okey”, y ahora es el jefe de la rotación de los Mets, que con esa adquisición, son favoritos para ganar el Este de la Liga Nacional, neutralizando el impulso que puedan hacer los Filis de Filadelfia.

Raramente se ocultó el monto del arreglo. Se hacen cálculos alrededor de 150 millones de dólares por siete años, incluyendo bonificaciones. Esa negociación que necesitó horas extras, convierte a Santana en el pitcher mejor pagado de todos los tiempos.

Uno piensa que las dos partes se han logrado mover en la dirección correcta: los Mets buscando la garantía de un pitcher autoritario, capaz de ganar 20 juegos y agregar otros premios Cy Young; y Santana lanzando para un equipo que lo ofrece un infield funcional simplificando problemas, suficiente bateo de respaldo y un sólido bullpen con Billy Wagner, Aaron Heilman, Jorge Sosa, Duaner Sánchez y Scott Schoeneweis.

Ojo, este tipo de consideración no es una certeza. Cuando Tom Seaver llegó a Cincinnati en 1977, precisamente después que la tropa de Pete Rose, Tany Pérez, Joe Morgan, David Concepción, Ken Griffey, George Foster, Johnny Bench y Dan Driessen barrió en cuatro juegos a los Yanquis de Chambliss, Nettles, Munson, Gamble y Piniella, el cronista Joseph Durso pronosticó que sería el próximo ganador de 30 juegos.

Fue sorprendentemente frustrante ver cómo Seaver entre ese 1977 y 1982, no pudo llegar a las 20 victorias, rendimiento que había logrado cuatro veces con los Mets, incluyendo una temporada de 25.

Eso no evita entrar en cálculos optimistas con Santana, un zurdo de bola rápida deslizante, desconcertante y controlada, y dueño de un cambio terriblemente dañino frente a líneas ofensivas fortalecidas con el bateador designado en la Liga Americana.

Eso sí, en búsqueda del Cy Young, el zurdo tendrá rivales del calibre de Brandon Webb de Arizona y Jake Peavy de San Diego, sin perder de vista a Dan Haren, Brad Penny y Carlos Zambrano.

Con Pedro Martínez supuestamente restablecido y los ganadores de 15 juegos John Maine y Oliver Pérez detrás, los Mets que también cuentan con “El Duque” Hernández y el estupendo prospecto Mike Pelfrey, presentan una rotación impresionante, competitiva con la de Arizona y San Diego.

Después del arreglo, la gerencia del equipo y Santana deben haber brindado en el Waldorf Astoria o en el Marquis Marriott. Hoy, seguramente, los Mets solicitarán autorización para poner a la venta boletos de la postemporada.