•  |
  •  |
  • END

Hagan lo que hagan los Yanquis con Josh Beckett, siempre van a estar sin terminar de ajustarle cuentas por aquella blanqueada que los sepultó en el sexto juego de la Serie Mundial de 2003. Anoche, el jefe de rotación de los Medias Rojas fue apaleado con 9 hits que fabricaron 9 carreras limpias en 5 entradas y un tercio, y los Yanquis se impusieron 10 por 3 con pitcheo de Phil Hughes (4-0) y un jonrón de tres carreras de Nick Swisher. El derecho Beckett (1-1) vio saltar su efectividad a 7.36 pese a que registró ocho ponches.

Hay historias que impresionan, como la de Jamie Moyer, el pitcher de los Filis al borde del bastón, todavía con suficientes misterios en su brazo para dibujar una blanqueada de dos hits y cinco ponches, por 7-0 a los Bravos de Atlanta. Con 47 años y 170 días, Moyer se convirtió en el más viejo tirador de nueve ceros, superando a Phil Niekro, quien en 1986, con 46 años y 188 días, anuló a Toronto lanzando para los Yanquis.

Zack Greinke no puede creerlo. El año pasado no había forma de vencerlo, y en este 2010 no puede conseguir su primer triunfo. Su derrota por 4-1 frente a Texas fue la cuarta consecutiva sin ver salir el sol, aunque su efectividad de 2.51 certifica que sigue siendo muy difícil doblarle el brazo. En otras notas, John Buck, el cátcher de Toronto que descargó tres jonrones contra Oakland el 29 de abril, se voló dos veces la cerca ayer contra los Medias Blancas en juego rematado por cuadrangular de tres carreras de Alex González en el inning 12, con los Azulejos triunfando 7 por 4, en tanto, los Padres, con pitcheo de Mat Latos y par de tumba-bardas de Scott Hairston, estrangularon 7-0 a los Astros, en un juego en que el nicaragüense Wilton López, víctima de uno de esos jonrones, permitió dos carreras limpias en un inning, viendo deteriorarse a 6.48 su efectividad.