•  |
  •  |
  • END

Uruguay, un bicampeón mundial que no ha regresado a una final de Copa desde 1950, cuando clavó dos puñaladas a Brasil con los goles de Shiaffino y Gighia, frustrando a más de 200 mil en el gigantesco Maracaná y derritiendo la ilusión del gran país, atravesó múltiples dificultades para terminar quinto en el infernal grupo suramericano detrás de Brasil, Chile, Paraguay y Argentina, viéndose obligado a disputar un difícil repechaje que le ganó a Costa Rica, haciendo valer los pronósticos.

Con la pujanza de Diego Forlán y la vitalidad y destreza de Luis Suárez, Uruguay ha edificado ciertas pretensiones en esta Copa. Los charrúas, con lo que les queda de bravura, debutarán el 11 de junio en el Grupo A contra Francia, se medirán con Sudáfrica el día 16 y cerrarán el 22 frente a México.

Pocos equipos cuentan con la historia futbolística de Uruguay, que obtuvo las Copas de 1930 y 1950, esta última cobijada con el dramatismo del “Maracanazo”. Sin embargo, con el paso del tiempo, la reputación de la promocionada “garra” se fue abollando, y aquella etapa gloriosa es sólo nostálgica, aunque todavía sirve de referente pese a sus desteñidas actuaciones en las últimas cinco fases finales de la Copa de Mundo.

Con el objetivo de mejorar la imagen del seleccionado uruguayo, el estratega Óscar Tabárez, quien dirigió la tropa en 1990 durante el Mundial de Italia, aceptó regresar al timón de la nave. Uruguay llega a Sudáfrica con futbolistas que destacan en las principales ligas de Europa, tal es el caso de los artilleros Diego Forlán, del Atlético de Madrid, y Luis Suárez, del Ajax, máximos responsables en la tarea de impulsar a este equipo a superar la primera fase, y poder así repetir su mejor actuación en los últimos 30 años del certamen.

Lamentablemente, Cristian “Cebollita” Rodríguez no podrá estar en acción en los dos primeros juegos cumpliendo una suspensión de la FIFA por haber agredido a Gabriel Heinze, de Argentina, antes del repechaje con los ticos. En la eliminatoria, Uruguay sumó 24 puntos y estuvo cerca de quedarse con la clasificación directa, pero al igual que en 2001 y 2005, finalizó en quinto lugar y debió definir su clasificación en una repesca contra Costa Rica. El primer encuentro se disputó en territorio tico y terminó 1-0 a favor de los visitantes, gracias a un tanto de Diego Lugano. La vuelta –en Montevideo- finalizó 1-1, siendo Sebastián Abreu el anotador del gol que sentenció la serie.

Uruguay buscará cómo avanzar a los octavos de final, con el joven arquero del Lazio italiano Fernando Muslera, respaldado por una defensa encabezada por Diego Lugano del Fenerbache, y completada con Diego Godín, del Villareal, Martín Cáceres, del Juventus, y Álvaro Pereira del Oporto portugués; en el medio, Diego Pérez del Mónaco y Walter Gargano del Nápoles, estableciendo conexión con Maxi Pereira del Benfica y Nicolás Lodeiro del Ajax holandés; en tanto, arriba, esa pareja de atacantes potentes, desconcertantes y efectivos como lo son Diego Forlán --el último botín de oro en Europa-- y Luis Suárez, líder goleador en Holanda con 35.

dplay@ibw.com.ni