•  |
  •  |
  • END

Pídele al campocorto de los Yankees, Derek Jeter, un análisis de las fortalezas de Robinson Canó en el plato, e inmediatamente te señalará que a su compañero de equipo le encanta batear hacia el jardín contrario. Con el pedigrí de Jeter como bateador y su swing de adentro hacia fuera, es como si Usain Bolt te dijera, “oye hombre, qué rápido eres”.

“Tú puedes enseñarle a alguien a halar la pelota”, dijo Jeter. “Es difícil enseñarle a alguien a batear hacia el jardín contrario, y Robby siempre ha sido capaz de hacerlo. Por eso es muy difícil lanzarle”. Revisen este otro punto de vista: “Yo le dije a Robby, he jugado con muchos grandes jugadores, he jugado con A-Rod, Chipper Jones y Vlad Guerrero, y tú tienes la oportunidad de ser el mejor. En 15 años estaremos hablando de ti al igual que de esos tipos”, dijo Mark Teixeira.

Canó estuvo más caliente que un volcán en abril. Se convirtió en el primer jugador en la historia de los Yankees que batea para promedio de .400 con ocho jonrones en el primer mes de la temporada. El último jugador de las mayores que logró esa hazaña se llama Barry Bonds, quien bateó .472 con 10 jonrones en abril de 2004 para los Gigantes de San Francisco.

Canó está entre los líderes de la Liga Americana en casi todas las categorías ofensivas principales, y lo hace contra los zurdos y los derechos, rectas, curvas y cualquier cosa entremedio. Lo único que no ha hecho todavía es azotar la bola en Yankee Stadium, donde batea para promedio de .261, y registrar boletos gratis: Cuenta sólo con ocho pasaportes en 116 apariciones en el plato.

Luego de que Canó se fue de 13-8 en una serie reciente de tres partidos en Baltimore, un cazatalentos de la Liga Nacional señaló que “él podría ser el mejor bateador del deporte ahora mismo”. El analista de los Orioles Jim Palmer incluso mencionó a Canó en la misma oración con Ichiro Suzuki, Rod Carew, Wade Boggs y George Brett -- también bateadores zurdos que combinados ganaron 16 títulos de bateo.

“Él tiene la varita mágica”, dijo Palmer durante una transmisión televisiva. El punto pico llegó el 15 de abril, el Día de Jackie Robinson, cuando Canó le brindó honores a su tocayo con dos jonrones para llevar a los Yankees a un triunfo de 6-2 sobre los Angelinos. ¿Y el punto más bajo? Bueno, sólo ha bateado para promedio de .181 (de 22-4) en seis partidos en mayo.

“Yo siempre pienso lo mejor de Robby”, dijo el instructor de bateo de los Yankees Kevin Long.

“Ha tenido rachas por momentos en donde su disciplina se va por la borda, y él necesita una nalgadita y necesita dirección. Pero el punto esencial con Robby es darle algo para enfocarse. No lo dejes simplemente ir al plato sin un plan de juego”.

“Hubo una vez cuando uno se preguntaba: ¿algún día comprenderá la zona de strikes? Pero eso no es aceptable para mí ni para él. Él tiene que aprender cómo hacer eso. Y si lo hace, esa varita mágica se hace muy poderosa por su fuerza y su tamaño”.