•   AS / España  |
  •  |
  •  |
  • END

No fue un buen día para el Manchester, que goleó al Stoke, pero perdió la Premier League porque el Chelsea no falló, y pudo no serlo para Fabio Capello y toda Inglaterra. En el minuto 75, cuando desde Londres llegaban en cascada las noticias de los goles del Chelsea (8-0), Wayne Rooney abandonaba el césped de Old Trafford con evidentes molestias. El fútbol inglés, a poco más de un mes del inicio del Mundial, contuvo el aliento.

Al parecer, y a falta de las pruebas pertinentes y concluyentes, Rooney se resintió en una ingle que le viene molestando de forma recurrente. El propio Alex Ferguson ha salido rápidamente al paso para tranquilizar a la afición inglesa y a un Capello que está a punto de dar a conocer la primera lista de 30 jugadores de cara a la cita mundialista: “Wayne se ha resentido de un viejo problema pero no creo que sea nada serio”. En cualquier caso, seguro que Fabio Capello espera ansioso los resultados de las pruebas. No en vano Rooney ha terminado la temporada con 34 goles (26 en la Premier) y es la gran esperanza de una Inglaterra que, de la mano de Capello, parece más preparado que nunca para romper su gafe en las grandes competiciones.