•  |
  •  |
  • END

Cuatro pitcheres nicas han trabajado en Series del Caribe, sin poder lograr un triunfo. No es para arrancarnos las cabelleras ni una tragedia a ser descrita por Sófocles, pero a lo largo del cierre de los 70 y el inicio de los 80, ese fue un sueño que pudo haber sido convertido en algo real.

Denis Martínez, Antonio Chévez, Albert Williams y Porfirio Altamirano estuvieron sobre diferentes colinas sin poder concretar una victoria. Es necesario apuntar que Williams, pese a ser abridor, trabajó como relevista con los Tiburones de la Guaira, y la misión de Porfirio con Zulia era la de rematador. Es decir, no podemos meterlos en el mismo saco de posibilidades y responsabilidades.

Aquel brillo de Willie
¡Qué inmenso se vio Willie Hooker en aquella Serie Interamericana efectuada en Nicaragua en 1964! El curvista mostró en esa ocasión toda su dentadura como uno de los grandes monticulistas de todos los tiempos en el béisbol pinolero. Logró una victoria de juego completo contra el Oriental y estuvo en dos relevos.

Sin duda, en lo referente a calidad pura, no comparándolo en lo emocional con la frenética cabalgata que fue el Mundial de 1972, ese torneo de 1964 que vio brillar a Rigo Mena y coronarse al Cinco Estrellas, es lo mejor que hemos visto en el terruño en el repaso de todos los tiempos, sin la menor duda. Pero no se trataba de una Serie del Caribe.

Qué bueno hubiera sido poder ver en acción a Vicente Padilla en ese nivel de exigencia. Ni modo, la vida no es programa de complacencias.

Oficialmente, la Serie del Caribe fue reconstruida en 1970, antes del ascenso de Denis a las Mayores, de la proyección de Antonio Chévez, y por supuesto, del empuje de Albert Williams y Porfirio Altamirano. Más adelante, los cuatro aseguraron la presencia constante de brazos nicas en el Caribe.

El debut de Denis
En 1976, Denis trabajó para los Criollos de Caguas, un gran equipo que reunió en su staff a Eduardo Figueroa, Miguel Cuellar y Eduardo “Volanta” Rodríguez, y en febrero del 77, el granadino se convirtió en el primer nica en trabajar en estas Series. Fue vencido por los Venados de Mazatlán 3x2, víctima de un hit de Albino Díaz.

Regresó en 1979 y se enfrentó a Mike Norris, uno de los “Robots” de Oakland, siendo apaleado por los Navegantes de Magallanes. Parecía estar frente a una tercera oportunidad en 1981, una Serie que nos hubiera permitido ver a Denis frente a David Green, Campeón Bate de la Liga Mexicana con los Yaquis de Obregón, pero una huelga de peloteros “decapitó” tal posibilidad. El evento no se realizó.

Lanzando para Mayagüez en 1978, Tony Chévez se fajó con Silvio Martínez, big leaguer del Águilas de Cibao.

El leonés, primer ganador de 20 en nuestro béisbol durante 1973, dejó el marcador 2-2 después de nueve entradas, y aunque los Indios boricuas ganaron 3-2 en diez innings, Chévez estaba fuera de la decisión.

Williams salva juego
Llegó el turno para Albert Williams en 1983 lanzando para los Tiburones de La Guaira, pero fue usado en el rol de relevista. El nica salió a defender la ventaja de una carrera contra los temidos Tigres de Licey, y con firme relevo de tres entradas y un tercio, se apuntó juego salvado.

En 1984, Porfirio Altamirano salvó 20 juegos en Venezuela para las Águilas de Zulia, trabajando detrás de Kelly Downs, Luis Leal, Derek Botelho y Ron Meredith. En la Serie del Caribe, el “Guajiro” trabajó a fondo dos innings contra Licey y dos más retando a Mayagüez, sin permitir carrera. Esa última faena fue de vital importancia. Al explotar Manuel Lunar en el inicio del octavo, sin out, Porfirio entró a las brasas y mantuvo la angustiosa ventaja de 3x2, mientras sacaba los últimos seis outs. De esa forma se adjudicó un valioso salvamento para la coronación del Zulia. Uno se pregunta lleno de las esperanzas que se tejen sobre un sendero de sueños: ¿cuándo veremos a otro nica subir a la colina de los infartos en otra Serie del Caribe? Eso nos atrae más que la necesidad y el orgullo de una victoria.

Quizás la oportunidad sea para Devern Hansack.

dplay@ibw.com.ni