•  |
  •  |
  • END

Volvió la Selección de Fútbol luego de 40 días de entrenamiento en la escuela de talento de los Tigres do Brasil, en Río de Janeiro, para su duelo con Antillas Holandeses mañana, un partido que para el técnico Mauricio Cruz es obligado ganar.

“Èste es otro equipo, con una condición que nunca habíamos adquirido, con un fogueo constante y equipos que no dudamos tienen mejor nivel que los antillanos… Y lo que es mejor, es que los aficionados van a disfrutar de un fútbol muy diferente. Verán cambios increíbles”, advirtió un sincero Mauricio Cruz al ser abordado por EL NUEVO DIARIO.


¿Hablás de cambios radicales?
“Antes ustedes veían a Wilber Sánchez esperando balones adelante para luego atacar, ahora lo verán buscando balones abajo con una condición física increíble.

Se van a asombrar cuando lo vean. Tampoco esperen a un jugador ubicado en una sola posición. Verán a los volantes interiores alternándose en la posición entre ellos e incluso con los delanteros. También con un orden táctico complicado, pero que lo están dominando muy bien los jugadores”.


¿Una victoria aquí es clave para buscar la clasificación, en ese sentido es cómo se jugará?
“Esperan un equipo altamente ofensivo, atacando con cuatro, inclusive cinco y hasta seis hombres. Para eso se van a combinar los dos volantes interiores (probablemente David Martínez y Miguel Masís) con los delanteros Wilber Sánchez y Ricardo Vega, pero no se asusten si llega el mismo volante de contención, o un defensa lateral. Vamos a presionar mucho cuando no tengamos el balón”.


¿Sin embargo, la transición del ataque a la defensa es fundamental ante un equipo rápido como Antillas?
“También hemos trabajado en ese sentido. Verán una primera línea (delanteros y volantes interiores) formando una línea de cuatro para ofrecer presión, combinando con los dos volantes y la línea de cuatro defensas.

En otras palabras cuando no tengamos el balón podrán ver una formación de un 4-2-4, que se moverá hacia donde vaya el rival con el balón”.


¿Con toda la inversión que se ha hecho en este equipo, te sentís obligado a ganar?
“Sí, estoy obligado a ganar. Así lo siento, pero a la vez todos en el cuerpo técnico nos sentimos satisfechos porque demostramos que con sólo nicaragüenses podemos hacer un buen trabajo.

Estamos obligados a ganar y si nos ganan es porque el rival fue muy superior a nosotros, pero no porque no vamos a dar todo en la cancha”.

¿Se habló de indisciplina, Carlos De Toro afirmó que anduviste detrás de los jugadores que andaban tomando?
“La hubo, no lo vamos a negar, pero una vez. Y aunque él (De Toro) diga que no toma, que no salió con los jugadores como lo dijo, puedo demostrar que toma a montones y que sí salió con los jugadores que yo había autorizado a salir.

Teníamos que deshacernos de él porque estaba creando división en el grupo, chantajeándolos que iba a decir cosas cuando viniera a Nicaragua. Menos mal que nos deshicimos de él y ya no se está regalando ese dinero”.